30 de desembre 2011

LA QUE SE AVECINA


Para la derecha española ostentar el poder es un hecho natural y los gobiernos de izquierdas no dejan de ser una anécdota. Por eso ahora, con una más que holgada mayoría absoluta, es el momento de reordenar el Estado y volver a la “normalidad” que los socialistas subvierten cuando gobiernan. Ya en el debate de investidura celebrado el pasado 19 de diciembre, Rajoy anunció que en los próximos tres meses acometería un ambicioso plan de reformas. De ese modo, informaba de reformas en el ámbito laboral, fiscal, políticas educativas y, también, en el campo de la justicia. Pero es que además de estas modificaciones que parece serán el eje vertebrador de la política del nuevo ejecutivo, una mayoría absoluta y cuatro años dan para mucho. Tal vez por eso los halcones y, también, algunos acólitos del PP ya han lanzado, urbi et orbe, sus ideas de qué y como se ha de reformar.
Así, por ejemplo, el euro diputado Alex Vidal-Quadras, en un artículo publicado en La Gaceta, decía que “varías serán las piedras de toque en los primeros cien días de la mayoría absoluta del PP que marcarán enseguida la tónica de los nuevos tiempos. La derogación de las leyes del aborto y del matrimonio homosexual, la supresión del Impuesto de Patrimonio recientemente resucitado, la descentralización de los convenios colectivos, la implantación de un contrato de trabajo único, la aprobación de medidas legislativas que permitan al Gobierno central controlar el gasto autonómico y la ilegalización de Bildu indicarán el nivel de compromiso y decisión para poner a España en la senda de la recuperación”.
Vidal-Quadras ha puesto sobre la mesa, de una sola tacada, un puñado de exigencias que le están lloviendo a Rajoy desde antes de tomar posesión. Pero es que, además, en todo ese paquete legislativo, hay dos leyes, aborto y matrimonio homosexual que el PP llevó al Tribunal Constitucional. Desde Moncloa ya se ha dicho que la ley del aborto cambiará para “preservar el derecho a la vida”. Lo mismo sucederá con la ley de salud Sexual y Reproductiva de 2010. En esta ocasión será “para garantizar la situación de los menores”.
Por otra parte, la clase empresarial lleva tiempo esperando la reforma laboral. Una reforma que el PSOE solo hizo a medias. En cambio ahora, con la actual situación económica y la derecha gobernando, los empresarios ven llegado el momento de realizar la reforma que según ellos conviene. En esencia se trata de traspasar sin tapujos las líneas rojas de la contratación laboral que hasta ahora, mal que bien, se habían respetado. Para saber por donde pueden ir los tiros en la materia, basta con releer las declaraciones del empresario hostelero Arturo Fernández, gran amigo de Esperanza Aguirre, que es partidario de una “reforma brutal”
Por lo que respecta a los sindicatos, si el Presidente atiende la propuesta formulada, también, en La Gaceta por el senador del PP Juan Van-Halen y coreada por los editorialistas del periódico la cosa está clara, “hay que acabar con ellos”. Sostiene Van-Halen que, “a primeros de los ochenta Margaret Tatcher planteó un pulso de renovación profunda al sindicalismo británico; y lo ganó. Los sindicatos no pueden seguir siendo una especie de ministerio externo en Gobiernos de izquierdas y de palancas de agitación cuando gobiernan otros. Ya sabe Rajoy lo que debe hacer”. Los editorialistas del mencionado periódico no se quedan a la zaga y escriben que “confiemos en que Rajoy posea el aplomo suficiente para plantarles cara a los socialistas, sindicatos e indignados y para, en definitiva, detener la helenificación de España”.
Otro tanto podríamos decir de la “imprescindible” reforma educativa, con la eliminación de la asignatura EpC (Educación para la Ciudadanía). Tampoco faltan los opinadores que quieren saber “toda la verdad” sobre el 11 M. Pero sin duda donde el nuevo ejecutivo deberá caminar entre dos aguas es en el tema del fin de ETA. Más pronto que tarde el Ejecutivo deberá tomar importantes decisiones sobre la política de prisiones. Habrá que decidir como se van a gestionar los beneficios penitenciarios. Si se continúa con la dispersión o se llevan a cabo traslados a Euskadi y Navarra. Y si se opta por esa vía habrá que decidir si los acercamientos son selectivos o generalizados. Que nadie dude que esas decisiones influirán, y mucho, en el futuro acomodo del pueblo vasco en el conjunto de España.
Con la que se avecina, más de 30 años después, siguen teniendo plena vigencia aquellas palabras de Alfonso Guerra de; “Vamos a dejar España que no la va a reconocer ni la madre que la parió”. El problema es que ahora el cambio lo va a hacer la derecha.

Bernardo Fernández
Publicado en La Voz de Barcelona 29/12/11

27 de desembre 2011

UN NOU PSC PER A UN NOU TEMPS


Després d'un Congrés que ha estat gairebé modèlic, ha arribat el moment d’analitzar la situació que s’ha creat amb l’elecció de Pere Navarro com a Primer Secretari del PSC. D’entrada, val a dir que cal donar-li a ell i el seu equip un marge de confiança per a que aterrin i vegin des de la situació privilegiada que ocupen –l’executiva del partit- quin és l’estat de la qüestió. Estic convençut que en Pere i el seu equip sabran copsa la situació i prendre, en cada moment, la iniciativa més adient per cada cas i cada cosa.
Per començar haurien de passar full i deixar enrere els debats identitaris, això no els portarà en lloc i nomes els donarà disgustos. Com diu un amic meu, “si el nou PSC pretén ser més nacionalista que Convergència fracassarà estrepitosament i se seguirà allunyant de la majoria social de les seves bases. Si, per contra, es converteix en una formació espanyolista, li seguirà doblegant la mà el Partit Popular, que de pàtries amb destí universal sap més que ningú”. Estic molt d’acord amb el meu amic. El PSC és per sobra de tot un partit de classe i per això, el nou equip dirigent ha fer tot el possible per a retrobar-se amb la seva raó de ser; és a dir, les polítiques socials, la justícia, el catalanisme i el federalisme, deixant a un costat els succedanis, que gens li ajuden a l'hora de mostrar-se com és davant el seu electorat, al qual confonen amb tant canvi.
Més enllà d’aquests qüestions que semblen bàsiques a la política catalana, a can PSC, farien bé, com a tota la socialdemocràcia europea, en repensar com es connecta amb la joventut i com es refà un discurs ideològic no dogmàtic però engrescador que lligui amb les noves realitats socials d’un món post industrial i globalitzat. I en aquest terreny només es pot avançar amb una aposta inequívoca pels drets de les minories, per un laïcisme que fomenti la responsabilitat individual i social, per una aposta de veritat pel creixement sostenible i l’ecologia, per la solidaritat Inter generacional i planetària, per una actitud exigent però oberta amb la immigració, per la promoció dels emprenedors, tant si es tracta d’empreses o treballadors. A l’hora, s’ha de pensar quina Europa vol l’esquerra, perquè, si persisteix la deriva neoliberal actual, els problemes ja són aquí i això només ha fet que començar.
En clau interna, el PSC ha de fer el camí que estan fent molts partits socialdemòcrata europeus, aprofundir en la democràcia interna, sobre la qual hi ha molt per fer. Els temps estan canviant –com diu la cançó de Bob Dylan- i la gent ja no té prou amb un delegat que el substitueixi a l'hora de triar als seus líders. Els militants volen –i tenen tot el dret- un contacte directe amb el seu diputat o amb el seu regidor, perquè aquest tingui clar quins són els seus problemes i les seves il•lusions. En aquest sentit, la família socialista francesa està realitzant un treball molt elogiable, que bé podria a Navarro i la seva executiva servir com a exemple a seguir.
Va fer bé Navarro, en la cloenda del Congrés, estenent la ma al Govern Mas, però amb això no n’hi ha prou. Ara, el més urgent és que la nova executiva dels socialistes catalans s’afanyi en esbrinar quina política econòmica ha d'aplicar-se i, sobretot, quina és l'alternativa a aquesta dictadura del parquet i del món financer que estan patint les classes populars i treballadores. En aquests moments i, degut a la crisi que ens esta assetjant, és el gran repte pendent. Calen propostes clares i alternatives creïbles a les polítiques neoliberals que s’estan fent a Catalunya i a tot arreu.
La societat necessita un partit socialista fort i centrat, i aquest és el repte dels seus nous dirigents. Encara que no ens acabem de adonar estem vivint un nou temps i per això, i no és casualitat, d’aquest darrer congrés va sortir un nou PSC.

Bernardo Fernández
Publicat a e-noticies.com

CONGRESO DE CAMBIOS


En menos de un año el PSC ha pasado de ser una de las fuerzas políticas con mayor representación institucional de Europa a ser un partido desorientado y con un futuro inmediato, en principio, poco halagüeño. Y eso es así porque ha sufrido severas derrotas en los tres últimas elecciones, autonómicas, municipales y generales.
Con este panorama de fondo, este pasado fin de semana el PSC ha celebrado su decimosegundo congreso. Quizás el más importante desde el de la fundación del partido en 1978. Ha sido un cónclave de fin de etapa, donde los delegados primero han licenciado al equipo de dirección capitaneado por Montilla y después han escogido un nuevo equipo con Pere Navarro a la cabeza. Éste, a su vez, se ha rodeado de un grupo de alcaldes y jóvenes colaboradores, procedentes de diversas sensibilidades, dispuestos a dar la batalla. Los socialistas catalanes sabían que lo primero era cortar la hemorragia de votos para salir de la “UCI ideológica” en la que están recluidos tras los sucesivos fracasos electorales. Se trataba, también, de rearmarse psicológicamente para la travesía del desierto. Y se ha hecho. Asimismo, aprobaron la propuesta de convocar elecciones primarias abiertas a la ciudadanía para escoger el candidato a President de la Generalitat, a las alcaldías más importantes y, en su momento, el cabeza de cartel en las legislativas. Esta iniciativa, junto a otras, les debería reconectar con la sociedad. Ha sido una cascada de ideas para recuperar la confianza de la ciudadanía que les ha ido olvidando, desde 2003, de manera paulatina pero continuada.
Navarro cerró el Congreso de forma brillante, tendiendo la mano a Artur Mas para hacer las reformas necesarias, con la condición de que el Estado del bienestar no resulte afectado. Está claro que el PSC ha hecho y hará cambios importantes. Ojalá todos sean para bien y, sobre todo, esperemos que éste haya sido el Congreso del cambio.

Bernardo Fernández
Publicado en ABC 21/12/11

18 de desembre 2011

LA SANIDAD COMO DERECHO


El actual sistema sanitario catalán hunde sus raíces en el plan diseñado, en la época de la ya lejana transición, por Ramón Espasa, entonces Conseller de Sanidad bajo el mandato del President Tarradellas. Más tarde, con la Ley General Sanitaria de 1986, del malogrado Ernest Lluch, la prestación no tan solo se consolidó en toda España sino que devino universal.
Según la práctica totalidad de expertos consultados, en Cataluña gozamos de uno de los cinco mejores servicios de salud el mundo. Una prestación que en el año 2010 supuso para las arcas de la Generalitat un gasto de 1371 euros por persona. Es decir, menos del 6% del PIB, mucho menos que la media de la Europa de los 15 y muchísimo menos que el 17% del PIB que gastan en USA. Y dicho sea de paso, en EEUU con mucha menos calidad y sin ser un servicio universal.
Cuando, en 2003, la izquierda llegó al poder, el déficit sanitario catalán superaba los 2100 millones de euros. Quizás por eso, en más de una ocasión los gobiernos anteriores habían dejado de pagar nóminas durante meses. Y, aunque sólo sea a modo de ejemplo, conviene recordar que el antiguo Hospital de Sant Pau arrastraba un déficit de inversión y gasto corriente de más de 400 millones de euros.
La población ha crecido en Cataluña, en los últimos 15 años, más de 1,5 millones de personas, por ese motivo, entre muchos otros, el anterior gobierno realizó y puso en marcha un plan de inversiones sanitarias, para el período 2004-2015. La finalidad del mismo es renovar y/o reformar aquellos equipamientos que hayan podido quedar obsoletos y así poder dar respuesta adecuada a las necesidades sanitarias de la sociedad actual. Para ello, es necesario invertir en infraestructuras el 3% del presupuesto anual. De esa forma. Barcelona, el Baix Llobregat, el Vallés Oriental y el Occidental llegarán a tener las instalaciones que en el ámbito de la salud les corresponden y donde, casualmente, los gobiernos nacionalistas menos porcentualmente habían invertido.
Pero es que además los gobiernos de izquierda utilizando las TIC introdujeron reformas que sin menoscabar la calidad del servicio lo han hecho más viable. La receta electrónica, el historial electrónico o la tele medicina son algunos ejemplos. Por otra parte, en 2010 se pactó bajar el salario de los profesionales y el precio de determinados productos sanitarios, pero sin afectar la calidad del servicio.
No deberíamos perder de vista que nuestro sistema sanitario, además de todo lo explicado, genera una importante economía productiva. Un 7%, aproximadamente de los puestos de trabajo que hay en Cataluña, están en la sanidad, de los cuales más del 60% son universitarios, frente al 30% en otros sectores de la economía.
Pues bien, todo esto, está en riesgo de extinción desde que los nacionalista catalanes llegaron al poder y Artur Mas nombró a Boi Ruiz Conseller de sanidad.
Este señor, que es médico de profesión y ha sido sucesivamente director general y presidente de la Unió Catalana d’Hospitals, ha recortado en le primer año de mandato 1.000 millones de euros del presupuesto. Simultáneamente, ha demostrado ser un auténtico especialista en lanzar perlas para caldear el ambiente, como aquella de que “la salud es un bien privado que no depende del Estado”. O también que “no hay un derecho a la salud porque ésta depende del código genético”. Asimismo, recomendó a los ciudadanos hacerse de una mutua ya que “afortunadamente el 26% de los catalanes ya lo son”. Tampoco se quedó corto cuando anunció un “ticket moderador” para frenar el consumo abusivo –según él- de medicamentos; es decir, en román paladino eso significa copago encubierto
En definitiva, ésta es muy en síntesis la situación del sistema sanitario catalán. Un sistema que es referencia en otras latitudes y que ahora empieza a estar seriamente amenazado por la deriva de un gobierno que nacionalista o no tiene una clarísima tendencia neoliberal. Un gobierno que, a día de hoy, ha sido incapaz de generar ilusión y confianza en la ciudadanía. Que después de un año no ha creado un marco adecuado para relanzar la actividad económica. En cambio, no ha dudado en pedir esfuerzos a las clases medias y a los más desfavorecidos mientras suprime impuestos a una élite selecta. El estilo de hacer recuerda la peor época de Margaret Thatcher.
Nos ha costado mucho llegar hasta aquí y la cohesión social, que es el valor más preciado que tenemos, empieza a estar seriamente amenazada en Cataluña. La sanidad es un derecho y como tal lo debemos defender. Y mucho me temo que, si no lo hacemos hoy, lo lamentaremos mañana.

Bernardo Fernández
Publicado en La Voz de Barcelona 15/12/11

SOSPITES A CATALUNYA CAIXA



Segons informa el sindicat majoritari del sector de la banca SEC, La direcció de Catalunya Caixa es nega a oferir les dades sobre el salari dels seus dos principals directius, Adolf Todó i Jaume Masana, que podrien arribar als 3,5 milions d'euros conjunts, la qual cosa ha provocat que els treballadors de l'entitat se sentin molt "indignats".

El diari La Gaceta ha publicat que Adolf Todó, Director General de Catalunya Caixa, i Jaume Masana, Director Adjunt, tenen un sou base de 800.000 i 600.000 euros que es pot arribar a duplicar amb un "bonus", al que cal sumar un altre de periodicitat bianual, la qual cosa en total es tradueix en uns ingressos anuals de 2 i 1,5 milions respectivament.

Davant aquestes dades, els representants del SEC van demanar explicacions a la Caixa, però, segons ha declarat el representant del Sindicat (SEC) en el Consell d'Administració de l'entitat, Jordi Campins," diuen que no tenen res a dir".

A més d'aquests salaris, cal tenir en compte també les escandaloses pensions garantides –en el cas de Todó es xifra en el 90% del seu sou- i els blindatges de tots dos directius. El que és més sorprenent de aquest “affaire” és que l'última pujada salarial de tots dos directius s'aprovés "dos dies abans que se signés l'Expedient de Regulació i que s'aprovessin les ajudes del FROB", que no permet que els directius de les caixes intervingudes es pugin el sou.

Per altra banda, Raquel Puig, portaveu del mateix sindicat, sosté que l'última estratègia de la cúpula de la caixa per negar la informació és aprofitar que la intervenció del FROB ha suposat la creació d'un banc que té un consell d'administració separat del de la caixa, en el qual no estan representats els treballadors, per escudar-se en ell, doncs Todó ocupa el càrrec de president executiu i Masana el de conseller delegat.

Els sindicalistes, amb tota la raó del món, volen saber si allò que ha publicat La Gaceta és cert o no. Campins entén que alguna veracitat tindran quan l'entitat no les ha "negat ni han presentat una denúncia". L'objectiu del Sindicat d'Estalvi de Catalunya és insistir en la petició de les quantitats fins que "si aconseguim que els caigui la cara de vergonya, ho acabin explicant", afegeix Campins.

Des del SEC s'afegeix que davant la negativa de Caixa Catalunya a publicar aquestes dades, "qui té la responsabilitat i ho podria obtenir és el Banc d'Espanya i la Generalitat, que són els que tenen competències".

En aquest sentit, Campins assenyala que li va demanar una entrevista al Conseller d'Economia, Andrés Mas-Colell, qui els va contestar un mes després assenyalant que està molt ocupat i no disposa de temps per rebre'ls. Potser si, és veritat, i el Conseller està molt enfeinat, però tal i com estan les coses no seria pas sobrer que fes un esforç i, com a mínim, escoltés al Sindicat, perquè actituds com aquesta, de ser certa, mai es poden permetre, però en la situació actual, és un insult a l’ intel•ligència.

Bernardo Fernández
Publicat e-noticies 11/12/11

04 de desembre 2011

EL PSC Y SU FUTURO


La realidad es tozuda y tal y como vaticinaban las encuestas el PP ha ganado las elecciones generales por una amplia mayoría absoluta. Se cierra así un ciclo electoral horrible para la izquierda en general y para los socialistas en particular. Un ciclo que se inicio con las elecciones al Parlament en otoño de 2010, siguió con los comicios municipales de mayo de 2011y culmina con este descalabro del socialismo en las elecciones del 20 N. En esta ocasión ni el PSC, que hasta el momento había hecho de Cataluña un bastión inexpugnable, ha resistido el tsunami de la derecha, aquí en versión nacionalista y llamada CiU
Con este paisaje de fondo el PSC, entre los días 16 y 18 de este mes de diciembre, debe afrontar su XII Congreso. Sin duda el más importante después del de la fundación del partido en 1978. De este cónclave que ha de ser un revulsivo, debería salir una organización fuerte, moderna eficaz y transparente. Es hora de que la democracia interna funcione y que las decisiones fluyan de abajo hacia arriba. Para ello, hay que realizar debates en libertad, reconocer errores y tomar las decisiones pertinentes de forma democrática, lo que no significa ir a un sistema asambleario. De igual manera, se ha de entender que el debate entre militantes es necesario, pero no suficiente. En consecuencia, son imprescindibles las aportaciones de aquellos que conforman el entorno ideológico. Tampoco hay que olvidar que ha llegado el momento para regular el sistema de elección por primarias.
Después de hacer las reformas internas necesarias, habrá que elaborar una hoja de ruta útil para hacer la travesía del desierto y para que desde el rearme ideológico el PSC llegue a ser la fuerza política hegemónica de Cataluña. Una hoja de ruta que deberá tener como ejes vertebradores la defensa del autogobierno, la convivencia civil y lingüística, así como de la promoción de un catalanismo abierto y plural. De manera simultanea, los militantes del PSC deben encabezar la lucha por la organización territorial y el desarrollo de un Estado federal y, en ese contexto, se debería colocar en la cabecera de la mencionada hoja de ruta la proclamación de la III República, que sin ser un tema urgente, si ha de ser un objetivo irrenunciable.
El PSC debe repensar como conecta con la juventud y como se rehace un discurso ideológico no dogmático que ilusione y que ligue con las nuevas realidades sociales en un mundo postindustrial y globalizado.
Es necesario hacer una apuesta inequívoca por los derechos de las minorías, por un laicismo que fomente la responsabilidad individual y social y con una apuesta por un crecimiento sostenible. También hay que colocar en el frontispicio del ideario la solidaridad intergeneracional a la vez que una actitud exigente pero abierta con la inmigración. Hay que dar la batalla sin cuartel a la discriminación, la pobreza y la marginación. De igual modo, la defensa de los derechos de los más vulnerables ha de ser una de las señas de identidad del PSC.
Asimismo, se ha de dar soporte a los emprendedores, ya sean empresas o trabajadores y se ha de pensar que Europa queremos como gente de izquierdas, puesto que si persiste la deriva neoliberal actual, los problemas que en estos momentos nos asfixian irán en aumento y atenazaran cada vez más a las clases medias y populares.
Por otra parte y dado que la situación de crisis actual en gran parte viene ocasionada por la irresponsabilidad de las entidades financieras, el socialismo catalán, sabedor de sus limitaciones, debería impulsar una banca que actúe con criterios de servicio público. El sistema bancario debe ser un servicio gestionado (o cuando menos orientado) por el Estado. Así, se pondría fin, en buena parte, a la especulación irresponsable que es el origen de la crisis.
Por todo ello, ahora más que nunca el socialismo catalán necesita que la dirección que salga de este Congreso, además de se fuerte y cohesionada ha de estar exenta de liderazgos mesiánicos. Sólo así el PSC podrá recuperar la centralidad y dar respuesta a los retos que como sociedad tenemos planteados. A pesar de los batacazos recibidos la socialdemocracia tiene más razón de ser que nunca. Ya estamos empezando a percibir lo que llevan aparejado las políticas neoliberales, con la desregularización de los mercados y el desmantelamiento del Estado del bienestar, y mucho me temo que esto no ha hecho más que empezar. De hecho, la utopía es consustancial al socialismo. Y tiene razón el poeta cuando dice que: “Sin utopía/ la vida sería un ensayo/ para la muerte…” Quizás por eso Laia Bonet, Diputada al Parlament, escribió: “El nuevo PSC ha de ser amable, digital, moderno, joven, abierto, de izquierdas, catalanista, global, social e innovador”. Que así sea.

Bernardo Fernández
Publicado en La Voz de Barcelona 01/12/11

COPAGO ENCUBIERTO


Ya lo tenemos aquí. Tanto tiempo debatiendo, analizando y evaluando pros y contras y el Presidente Artur Mas, menos de 48 horas después de las elecciones del 20-N, cuando ya tenía los votos en el zurrón, nos anuncia recortes en los sueldos de funcionarios y empelados públicos, subidas en el transporte público, en la factura del agua, en los impuestos sobre la gasolina y, como guinda del pastel, un “ticket moderador” en la sanidad, que dicho en román paladino significa copago encubierto.
Tal vez lo que no había previsto el President es que la Federación de Asociación de Farmacias de Cataluña (FEFAC) y el Sindicato de Médicos recordaran al “Govern dels millors” que el sistema de copago sobre los medicamentos con financiación pública es de competencia estatal. En consecuencia, cualquier cambio que se produzca en ese sistema lo ha de realizar el Ministerio de Sanidad. Eso, sin tener en cuenta que una medida de estas características supondría un agravio comparativo con el resto de ciudadanos de otras autonomías.
Quizás sea encomiable el empeño del ejecutivo catalán para lograr el objetivo de déficit del 1,3% del PIB en 2012. Ahora bien, las clases medias no pueden seguir siendo los paganos de la crisis y por tanto los recortes que se están produciendo en servicios y derechos sociales deberían verse acompañados por acciones eficaces en contra de los privilegios existentes en el ámbito fiscal. Así, esos recortes serían menores y se entenderían mejor
De todos modos, resulta difícil creer que el Presidente de Cataluña, antes de hacer pública una iniciativa como ésta del copago encubierto, no esté debidamente informado sobre de quien es competencia. ¿No será que lo qué se busca es un nuevo enfrentamiento con el Gobierno central para desviar la atención de la ciudadanía? El tiempo nos dirá si es que nuestro Govern desconoce sus competencias o tras el anuncio se esconden intenciones aviesas.

Bernardo Fernández
Publicado en ABC 30/11/11

23 de novembre 2011

LA SOCIALDEMOCRACIA EN EL DIVÁN


Tras el hundimiento de Lehman Brothers, en otoño de 2008, no fueron pocos los opinadores y políticos de izquierda que vaticinaron un nuevo edén y el triunfo de la política y los políticos sobre la economía. Muchos de ellos creyeron de buena fe que la crisis, que se había generado en las entrañas del capitalismo financiero, acabaría echando en brazos de la socialdemocracia a los ciudadanos desencantados con el sistema. Hoy, cuando apenas han transcurrido tres años de aquella debacle, contemplamos con estupor que lo que se está llevando la crisis por delante es la propia socialdemocracia.
Es verdad que cada gobierno debe lidiar realidades distintas en su país. Ahora bien, no es menos cierto que, en tiempos de desbarajuste ideológico como los que estamos viviendo, existe un denominador común que consiste en castigar a los que están gobernando. Y claro, en una situación como la presente los partidos, supuestamente de izquierda que estaban gobernando fueron acríticos con el ideario del libre mercado, no supieron mantener sus presupuestos en orden, no protegieron –ni están protegiendo- de forma adecuada a los ciudadanos y se vieron –y ven- incapaces de impulsar la recuperación. Por todo eso, han pagado y deberán pagar los platos rotos de una crisis que si bien ellos no generaron, si son corresponsables por su laxitud y sobre todo los ciudadanos los perciben como incapaces para resolver los problemas que les acucian. Y aquí conviene no olvidar que los gobiernos están para solventar problemas, no para crearlos.
En las postrimerías del siglo XX y primeros años del XXI muchos creyeron haber dado con la fórmula magistral para lograr un crecimiento sin fin. De hecho, la propuesta era sencilla: Intervenir, desde lo público, cuando menos mejor en los asuntos económicos ya que el mercado sería fuente constante de riqueza y generador de empleo, así aumentarían los ingresos fiscales y, de esa manera, se podrían sufragar las políticas sociales. El cuento de la vaca lechera. A decir verdad, no faltaron las voces críticas advirtiendo de la inviabilidad de la propuesta, pero sus portadores fueron tachados de agoreros o simplemente ignorados.
En realidad, esos son los ejes básicos de la Tercera Vía, llevados a la práctica por Tony Blair primero y abrazados después por Gerhard Schröder en Alemania. Aquí, en España, José Luís Rodríguez Zapatero los utilizó de forma tácita desde su llegada al poder. En su primera legislatura -vivíamos un periodo de vacas gordas- la intervención del Gobierno en el ámbito económico fue casi inexistente. Además, no había que preocuparse, los ingresos fiscales permitían financiar un Estado del bienestar expansivo. Tal vez por eso, el Gobierno socialista no se atrevió ni a pinchar la burbuja inmobiliaria, ni a luchar contra el fraude, ni a realizar una reforma fiscal progresista, ni siquiera nadie, dentro del ejecutivo, tuvo la feliz idea de crear una entidad financiera con criterios de servicio público. En cambio, desde las entrañas del gobierno, pretendidamente, socialista se lanzó la idea de que bajar los impuestos era de izquierdas.
Pero las vacas flacas llegaron y la izquierda democrática tuvo que empezar a hacer políticas económicas de ajuste al dictado de los mercados, se pusieron en marcha recortes sociales mientras la ciudadanía contemplaba desconcertada que las políticas fiscales no eran ni justas ni equitativas ni eficientes y, en cambio, si susceptibles de mejoras. No cabe duda de que este panorama ha generado un clima de desafecto de los ciudadanos hacia los políticos y los partidos políticos, pero de manera muy especial hacia los de izquierda.
Por otra parte, hace ya tiempo, tal vez demasiado, que una parte de las clases medias ha dejado de considerar útil a la clase política. Razones no faltan: una política fiscal que hace recaer la carga sobre la renta del trabajo, de forma especialmente dura sobre los empelados públicos y los asalariados cualificados por cuenta ajena, sin que éstos tengan la percepción de ser los beneficiarios de las políticas sociales. A la vez, se detecta que los empresarios y las grandes fortunas disponen de diversas fórmulas para “burlar de forma legal” la presión impositiva.
Si bajamos algún escalón de la escalera social, veremos que ahí los motivos para el desafecto también son múltiples. El acceso al trabajo o a los servicios públicos se entiende, muchas veces, como una usurpación de derechos por parte de los ciudadanos llegados de otras latitudes, y si la convivencia en esos ámbitos sociales nunca es fácil, cuando la crisis golpea como sucede ahora, la situación puede convertirse en dramática. En esas circunstancias que el populismo y la xenofobia arraiguen es cuestión de tiempo. Pues bien, ante la situación descrita, la socialdemocracia está muda y a la derecha le cuesta muy poco articular un discurso demagógico y simplista.
No nos equivoquemos, la situación que estamos viviendo no tiene una solución fácil. Ser miembro de la UE tiene grandes ventajas, pero también sus pleitesías y los gobiernos nacionales tienen cada vez menos margen de maniobra. Además, Bruselas y los mercados se han entestado en que esta crisis se resuelva regateando a los trabajadores y a las clases medias las cantidades que se necesitan para resarcir la deuda contraída por la irresponsabilidad de las entidades financieras. De golpe y porrazo, los ciudadanos ven como los gobiernos se afanan en la liquidación del Estado del bienestar. La sanidad pública se esfuma, la educación pública se adelgaza y los derechos sociales y las pensiones empiezan a estar en entredicho. De alguna manera, estamos volviendo a la situación social del siglo XIX.
Con este panorama político-social tan poco halagüeño, no nos debe extrañar que la gente, incluso muchos de los que han votado siempre pierdan de forma progresiva la confianza en los partidos y sus dirigentes. Esos son los motivos fundamentales por los que se buscan otras vías para solucionar sus problemas. Por eso, sucede que los grandes partidos, tanto socialdemócratas como conservadores, pierdan sucesivamente peso específico. Ahora bien quien se lleva la palma en este descalabro, sin ninguna duda, es la izquierda. Valga como ejemplo el caso del PSC en Cataluña, que ya lleva diversos procesos electorales siendo el cuarto partido, por número de sufragios, entre los menores de 40 años.
Es en ese contexto en el que hemos de analizar la subida de los verdes en Alemania, los liberal-demócratas en el Reino Unido en 2010 o la extrema derecha en otros países. La dispersión de voto, con respecto a épocas pasadas, es un hecho, más allá de quien gobierne en cada momento. Todo esto significa que evolucionamos hacia escenarios políticos cada vez más fragmentados y, además, esa fragmentación corre a cargo, básicamente de la izquierda.
Si duda alguna, otros factores, como pueden ser liderazgos poco carismáticos o el propio desgaste que produce gobernar también son aspectos a tener en cuentas para explicar esta debacle de la socialdemocracia. Ahora bien, han sido los principios fundamentales de la tercera vía, recogidos de una u otra forma por los gobiernos progresistas, lo que ha hecho que la ciudadanía vislumbrara una perfecta comunión entre los neoliberales y los socialdemócratas a la hora de gobernar. La inmensa mayoría de analistas políticos coinciden en esta cuestión: el abrazo acrítico del socialismo europeo al capitalismo globalizado y muy poco regulado, creyendo que los mercados se auto-regularían y serían capaces de generar riqueza de forma permanente. Un buen amigo mío dice que:” uno de los males endémicos de la socialdemocracia es que cuando está en la oposición, y en las campañas electorales, predica políticas de izquierda y, en cambio, cuando llega al poder practica políticas de derechas”. No le falta razón a mi colega y, además, añadiría yo que vivimos en una sociedad cada vez más dividida en compartimentos estancos y eso hace que los partidos con vocación mayoritaria necesitan diversificar más su mensaje para llegar a los diversos sectores sociales existentes, pero, a la vez, sin perder la coherencia en el discurso, pero sucede que no hay segmentos sociales hegemónicos para, a partir de ellos, sustentar una mayoría política.
Por otra parte, se ha demostrado estadísticamente que, en las épocas en que se retrae el crecimiento y el PIB decrece, los resultados electorales de la izquierda en general y de la socialdemocracia en particular se resienten de forma directamente proporcional. Asimismo, en etapas de incertidumbre e inseguridad como la que estamos viviendo la gente demanda respuestas concretas, y ahí hemos de admitir que la derecha ganará siempre.
En estas circunstancias, la socialdemocracia se ha de disponer a hacer la travesía del desierto. No queda otra. No obstante, se puede hacer de forma crítica pero constructiva o con espíritu cainita. Ha llegado el momento de, como un paciente más, acomodarse en el diván del siquiatra y vomitar los fantasmas que se llevan dentro, en este caso en forma de errores, promesas no cumplidas y otras bagatelas. Después en comunión con la ciudadanía habrá que trabajar por la elaboración de un proyecto a medio y largo plazo que apueste de forma inequívoca por lo global a partir de soluciones locales. La socialdemocracia se ha de caracterizar por ser defensora de la prevalencia de la idea de “lo público”. Hay que lograr la hegemonía de la política sobre la economía, para que de esa forma las instituciones puedan asumir su rol. Todo esto quedará en agua de borrajas si no se empieza a trabajar por un cambio en el sistema electoral, en el que los ciudadanos tengan una participación mucho más activa. No se trata sólo de listas abiertas, también hay que poner práctica las consultas populares, las limitaciones de mandatos y un largo etcétera. Asimismo hay que poner al día la casa propia e ir a una financiación de los partidos y una organización interna más democrática y transparente. En lo que respecta a las propuestas para transformar la sociedad, de verdad, habrá que crear una banca sino pública, cuando menos con criterios de servicio público, habrá que reformar el sistema fiscal para que se colabore con justicia y equidad, proteger el medio de ambiente de manera razonable y sin ambages. Cuando la nueva socialdemocracia recupere el poder se deberá afanar en promover el crecimiento y reducir el desempleo, asimismo será necesario desarrollar un nuevo modelo de producción que supere la época del ladrillo. No se deberá obviar que nuestro Estado del bienestar es muy precario, como se ha puesto de manifiesto en esta crisis, por tanto será inexcusable instrumentalizar políticas que garanticen le estabilidad de todos, pero sobre todo de los más desfavorecidos y en consecuencia habrá que descartar incluso por ley, si es preciso- cualquier tipo de recortes sobre los logros conseguidos. De manera simultánea, habrá que buscar las necesarias complicidades para el fortalecimiento racional de la Unión Europea. De igual manera, se deberá buscar la cooperación pertinente para poder proyectar al mundo una imagen de Europa unida, haciendo una UE al servicio de los ciudadanos no de los mercados. Se trata de trabajar por la Europa de las personas.
En definitiva, necesitamos recuperar la política como elemento de transformación. No saldremos de la crisis por la izquierda con medidas económicas de la derecha neoliberal. De la misma manera que nadie cuestiona que la izquierda es la mejor garante en cuestión de libertades, la socialdemocracia tiene la gran oportunidad de convertirse, también, en la defensora de la seguridad de las clases medias y populares. Si, aunque suene raro. Seguridad ante la delincuencia, el terrorismo, el infortunio, la enfermedad, la vejez, los desmanes de los más poderosos o los posibles desaguisados de alguna administración. De hecho, hay indicios racionales para pensar que la sociedad demanda, cada vez más, más Estado, pero eso sí, un Estado eficaz combativo y lo menos burocrático posible. En realidad, si lo analizamos un poco, veremos que se trata de establecer las bases para poder ser razonablemente felices. Al fin y al cabo no debería ser tan complicado.
Bernardo Fernández
Publicado en La Voz de Barcelona. com 21/11/11

COMENÇA LA FESTA



Les pitjors previsions, per a la gent de progrés i d’esquerres s’han fet realitat. El PP ha guanyat per una molt ampla majoria absoluta en el conjunt d’Espanya i CiU ho ha fet per primera vegada en unes eleccions generals a Catalunya. És a dir la dreta governa arreu. Mariano Rajoy serà el President del Govern espanyol que ens haurà de treure de la crisi. La ciutadania espanyola vol marxa i la tindrà a dojo en els propers quatre anys. Ens esperen decisions de govern molt dures i retallades importants en la despesa, que només qui governa, gairebé, en totes les institucions i ara ocupa, també, la Moncloa, pot prendre. Amb aquest paisatge de fons Rajoy podrà fer i desfer al seu gust amb l'autoritat moral que li donen els vots rebuts que són molts, en quants temes abordi.

Per altra banda, les dades electorals ens diuen també que Catalunya i Euskadi es despengen d'Espanya i que voten majoritàriament diferent a la resta de comunitats, la qual cosa, als espanyolistes, hauria de començar a interessar-los-hi. Per la seva part el PSOE ha de fer una reflexió profunda i rigorosa en el Congrés que durà a terme en la primera setmana de febrer com ja ha anunciat el seu Secretari General, José Luís Rodriguez Zapatero. Pel que respecta el PSC farà el seu Congrés, que ja estava convocat des de setembre, els dies 16, 17 i 18 del proper mes de desembre. Amb les xifres obtingudes sobre la taula, segurament a mes d'un dels candidats a Primer Secretari que van aparèixer en les setmanes prèvies al 20N, els vindria bé una reflexió profunda i a uns altres que fins ara ha preferir callar per respectar “el tempus dels esdeveniments”, els toca, fer un pas endavant perquè les circumstàncies així ho demanen.

El que sorprèn és que, les retallades del Govern Mas, no solament no han afectat el candidat Duran i Lleida, sinó que li han portat en volandas als seus millors resultats electorals. Amb aquests vímets, a Catalunya, tindrem més del mateix en els propers mesos i per tant alguns hem d'acceptar que als catalans ens agrada passar-ho malament i que els nostres governants ens arreglin la vida a cop de decret.

De tota manera, el flamant President En la seva primera compareixença en la nit electoral ja va deixar anar tota una declaració de intencions., Mariano Rajoy va agrair el suport dels espanyols i s'ha compromès a governar per a tots, encara que ja va anunciar que convocarà a totes les regions per "reflexionar" sobre el sistema autonòmic i va assenyalar la "solidaritat" entre les diversitats espanyoles com una de les claus per sortir de la crisi.

Tanmateix el president del Partit Popular i president electe del Govern d’Espanya es va mostrar conciliador en la seva primera compareixença, encara que va deixar entreveure que proposarà un canvi del sistema autonòmic que podria comportar la devolució de competències de les comunitats a l'Estat.

Segons Rajoy, Espanya està en una "hora decisiva" que va a decidir el futur dels propers anys i dècades. En aquest sentit, ha anunciat que "convocaré a totes les comunitats a una reflexió compartida sobre la forma d'enfrontar les dificultats" i ha destacat la "solidaritat" entre regions com una de les claus de la reactivació econòmica.

Així estan les coses. El futur promet ser apassionant.

Bernardo Fernández
Publicat a e-noticies 21/11/11

14 de novembre 2011

ESTADISTES


Pérez Rubalcaba, durant un míting a Palma i davant un aforament de més de 1.500 persones, ha qualificat de "cosa dolenta" que "el candidat calli, i l'altre digui"... "Com ell no ho explica” -el que proposa fer- és escoltar a Aznar i veure el que fa Cospedal, Aguirre, i Bauzá i llegir el seu programa electoral".

Per això, ha aconsellat que, durant la seva visita, se li pregunti a Aznar si una bona forma perquè Espanya obtingui confiança "és dir que estem en fallida, si creu que així es dóna confiança a espanyols".

És "incomprensible i irresponsable que digui que Espanya està en fallida, irresponsable i fals". En aquest sentit, ha recordat que Rajoy va visitar Mallorca aquest dijous i que "no va dir res", encara que "Aznar ja veureu", ha augurat.

"Parlarà i dirà el que Rajoy calla". No obstant això, ha apuntat que Rajoy té "intèrprets" com alguns presidents autonòmics com el balear José Ramón Bauzá, qui en la comunitat "ha tret la motoserra", ha indicat en al•lusió a les retallades aplicades en la comunitat.

D'altra banda, en clara al•lusió al debat del passat dilluns, ha manifestat que "sóc dels quals pensa que els polítics han de llegir en privat i explicar el que pensem en públic, aquest és l'exercici que ens exigeix la democràcia".

Rubalcabai ha considerat que s'hauria de donar a Rajoy "una petita classe sobre capitalització", ha posat l'accent en la necessitat que s'expliquin els programes electorals, tant el del PSOE, com el del PP, i ha assegurat que existeixen molts ciutadans que "estan esperant que anem a buscar-los".

"El nostre projecte no és solament defensar l'estat social, el nostre projecte no és solament això, és un projecte per sortir de la crisi". En aquest sentit, ha apuntat que aconseguir això "no va a ser fàcil" i que "caldrà fer sacrificis entre tots". No obstant això, els "primers" que els hauran de fer seran "els que més tenen". "Sortir de la crisi suposa substituir molt maó, hi ha hagut un empatx de maó, i canviar-ho per altres llocs de treball".

En aquest sentit, ha advocat per les energies renovables i l'educació posat que "retallar en educació és retallar futur". Es deu, segons ha considerat, demanar un esforç a la gent que té recursos per atendre als "joves que van deixar el sistema educatiu per la construcció, aquesta atracció fatal del maó ara cal suplir-la entre tots", ha defensat.

Rubalcaba ha fet una clara defensa de l'Estat social que "han construït els socialistes" i, en aquest sentit, s'ha referit a l'educació, el sistema nacional de salut, o les pensions.

Per tot això, ha demanat als ciutadans que "vagin a votar un projecte polític". A més ha augurat que, si és així, el 20N les "coses" sortiran d'una "forma completament diferent". Així, ha retret que "alguns" estiguin "venent la pell de l'ós abans de caçar-ho", la qual cosa ha titllat de "falta de respecte a qui exerceix el poder en democràcia".

No n’hi ha dubte que tant Aznar com Rajoy són uns grans estadistes. Que el 20-N si es compleixen els pronòstics que ens agafi confessats.
Bernardo Fernández
Publicat a e-noticies.com 14/11/11

LA ASIGNATURA PENDIENTE



Si las encuestas no se equivocan, Mariano Rajoy será, dentro de poco más de diez días, el nuevo Presidente del Gobierno de España. Se cerrará así el ciclo electoral iniciado con las elecciones catalanas del pasado otoño que supuso la derrota de las fuerzas de izquierda gobernantes en Cataluña. Después, en los comicios municipales, celebrados en la primavera de 2011, se hizo patente el declive de la izquierda. A día de hoy todos los sondeos indican que el PP ganará las elecciones del 20-N. La duda estriba en saber si será por mayoría absoluta o necesitará soportes para gobernar. De todos modos como dice el refrán, “no conviene vender la piel del oso antes de cazarlo”. Por eso, los populares deberían ser muy cautelosos ya que ellos han padecido en sus propias carnes remontadas y vuelcos electorales y, como recuerda Rubalcaba, “nada está escrito”.
La clave está en los 2,5 millones de indecisos, la gran mayoría votantes socialistas. Y aunque decidieran volver a votar PSOE estaríamos en un escenario similar al del año 2000. En contrapartida, los sondeos confirman la fortaleza electoral del PP que mantiene el voto de 2008, a la vez que los socialistas pierden la mitad de los obtenidos en 2003.
De todas formas, Cataluña es la asignatura pendiente del los populares. Mientras que en el conjunto de España la marea azul -así es como llaman algunos al movimiento que se está generando entorno al PP- puede producir un tsunami que arrase cuanto se encuentre a su paso, aquí, en Cataluña, el proceso electoral no va a pasar de ser un vientecillo racheado. Según esas mismas encuestas el PSC volverá a ganar las elecciones generales, y el PP quedará en un discreto tercer lugar, por detrás de CiU. Poca cosa para sentirse satisfechos. Pero ya verán como la noche de autos nos dicen que han cosechado una gran victoria, también en Cataluña. Así son algunos políticos.

Bernardo Fernández
Publicado en ABC 9/11/2011

25 d’octubre 2011

PUNT I FINAL A LA VIOLÈNCIA


La democràcia ha guanyat. Després de 43 anys i 829 morts ETA ha fet un comunicat en el que declara el final definitiu de la violència. Asseguren que és una iniciativa de "gran transcendència" i que "reuneix ingredients per a una solució integral" del conflicte i "compta amb el suport de grans capes de la societat.

Sens dubte, és tracta d'un comunicat de llarg abast, ja que posa fi a més de 50 anys de terrorisme, però la banda es guarda un comodí per intentar, en la mesura que li sigui possible, marcar els temps en un futur, i no lliura les armes.

En el comunicat, es fa una crida als governs espanyol i francès per obrir un "diàleg que tingui per objectiu superar el conflicte i la superació de la confrontació". Així mateix, demana a la societat basca la implicació en aquest nou escenari, que augura que "tampoc serà fàcil".

ETA es presenta com el principal garant del nou moment polític a l'assegurar que "la lluita de llargs anys ha creat aquesta oportunitat". Aquesta frase evidència que en cap cas la banda ha acceptat tenir un paper secundari en el procés que s'obre, però amb altres instruments. Així, asseguren que "el diàleg i l'acord han de caracteritzar el nou període".

El comunicat de la banda es produeix després de que es celebrés al Palau de Aiete de Sant Sebastià la Conferència de Pau en què importants personalitats internacionals, entre ells, l'exsecretari general de l'ONU, Kofi Annan, van reclamar a la banda "una declaració pública de cessament definitiu de l'activitat armada".

També van col•laborar en la confecció del text l'excap del gabinet de Tony Blair, Jonathan Powell; l'exprimer ministre irlandès, Bertie Ahern, l'exministre de l'Interior francès, Pierre Joxe, l'exprimera ministra de Noruega, Gro Harlem Bruntland; i el líder del Sinn Féin, Gerry Adams.

Al document es van sumar l'expresident dels EUA i Premi Nobel de la Pau Jimmy Carter, l'exprimer ministre britànic Tony Blair, i el president de les negociacions de pau al nord d'Irlanda, George Mitchell.

Es tracta d'un anunci que tots els agents polítics, socials i sindicals intuïen després de la celebració de la Conferència de Pau, que s'ha considerat "el matalàs" perquè l'esquerra abertzale reclamés a ETA el cessament definitiu de la seva activitat a través de seva adhesió a la Declaració de Aiete.

No hem d’oblidar que l’Exercit Republicà Irlandès (IRA) va deixar les armes 7 anys després de donar el conflicte per acabat. Cal tenir present, també, que els signants del procés van acordar la supervisió d’una comissió internacional independent. En principi es va parlar de 2 anys, però a l’hora de la veritat tot va ser molt més complex i lent del que semblava i es va allargar. Però el que compte és el final

Per tant cal ser prudents, el camí no serà fàcil i sovint estarà ple d’entrebancs, provocadors, provocacions i sabotatges, però amb paciència i perseverança arribarem al final. És veritat que per a que la joia sigui complerta, només falta que lliurin les armes. Temps al temps, segur que tot arribarà.

Bernardo Fernández
Publicat a e-noticies.com 24/10/11

19 d’octubre 2011

"ABUSO DE DERECHO"


La Audiencia Provincial de Girona ha hecho pública una sentencia en la que da la razón a una familia que, tras ser desahuciada de su vivienda y pasar ésta a ser propiedad de Deutsche Bank, recurrió a los tribunales para no pagar 162.500 euros que la entidad le reclamaba. Según el auto “no puede sostenerse que el producto financiero obtenido sea insuficiente para cubrir el crédito.”
De todos modos, lo más relevante de este fallo son los fundamentos jurídicos que dan pie a argumentar que un desahucio puede cancelar una deuda hipotecaria. El texto hace puntualizaciones tan importantes como que “el banco es la parte fuerte del contrato de adhesión”. Asimismo, recuerda que la Ley de Defensa de los Consumidores prohíbe que las clausulas que se incluyen en un contrato sean abusivas. De ahí que se sostenga en el fallo que “La actuación de la entidad financiera incurre en abuso de derecho y eso comporta un ejercicio antisocial”.
Con este dictamen se da apoyo a una línea de jurisprudencia que será de gran utilidad a los jurados de primera instancia favorables a la dación por pago, puesto que son argumentos de un tribunal de rango superior. Es verdad que para sentar jurisprudencia son necesarias dos sentencias similares del Tribunal Supremo, pero tal y como están las cosas no nos debería sorprender que autos como los mencionados se repitan con cierta frecuencia. Según el Consejo General del Poder Judicial en el año 2010 se embargaron en España 180.000 viviendas… y eso son muchos embargos
Este fallo resulta de suma importancia ya que es prácticamente idéntico al que meses atrás dictó la Audiencia Provincial de Navarra y a otro que dictara el Juzgado Mercantil número 3 de Barcelona. Poco a poco la dación por pago se va abriendo paso en los ambientes judiciales.
Ahora sólo falta que la clase política tome conciencia del problema y estaremos en el buen camino.

Bernardo Fernández
Publicado en ABC 19/10/11

13 d’octubre 2011

DUES GOTES D'AIGUA


La candidata del PSC a les eleccions generals per Barcelona, Carme Chacón, està proposant, aquests dies, un nou pacte fiscal que potenciï la solidaritat entre les comunitats autònomes. Chacón ha fet un aposta clara per "un pacte de finançament real i federal" que permeti a Catalunya gestionar les seves retribucions i que contribueixi amb la resta d'Espanya, allunyant-se així del concert econòmic que proposa CiU.
Aquest pacte es basaria en la creació d'una caixa compartida entre Catalunya i la resta de comunitats, gestionada pel Consorci Tributari, un mecanisme de finançament que "haurà de ser transparent i amb regles molt clares".
Segons la candidata socialista, l'executiu de CiU està desmantellant l'estat del benestar amb les retallades que ha impulsat, per la qual cosa ha defensat que el PSC és l'única alternativa a "la dreta més injusta que formen CiU i PP, que, encara que parlin diferents idiomes, són com dues gotes d'aigua".
Per això, ha proposat restablir l'impost de successions per als més rics, aplicar a la sanitat la recaptació sobre els grans patrimonis i gravar el tabac i l'alcohol per garantir el sistema sanitari català.
No hem d’oblidar que l'acord econòmic que el tripartit va impulsar el 2008 va ser "el millor que mai ha tingut Catalunya", segons ha manifestat la candidata, “ja que va suposar un ingrés de 2.421.000 d'euros i ha evitat que les retallades que el Govern ha aplicat en matèries com sanitat o educació siguin "encara més insolidaris i injustos"
La ministra no s’ha volgut estalviar les crítiques a José María Aznar per això ha assegurat que després de la crisi res tornarà a ser igual, excepte l'expresident del Govern José Maria Aznar, "que segueix tan cínic i autoritari com sempre" i que, segons la candidata socialista, està després de les decisions que pren el candidat del PP a les generals de 20N, Mariano Rajoy.
"Quan Aznar governava, es referia a ETA com a moviment d'alliberament basc, i ara es queixa que els socialistes parlin dels seus èxits en la lluita contra el terrorisme", ha asseverat Chacón.
A més, la candidata del PSC per Barcelona ha lamentat que PP i CiU "s'oblidin d'aquells que més ho necessiten i juguin al campi qui pugui de manera egoista", i ha afegit que els socialistes lluitaran per la defensa de l'estat del benestar.
Com a mínim la Chacón parla clar.

Bernardo Fernández
Publicat a e-notcies.com 13/10/11

30 de setembre 2011

MUESTRAS Y BOTONES


Es evidente que el Alcalde Xavier Trias tiene prisa para hacer saber a los barceloneses cuales son sus preferencias a la hora de gobernar la ciudad. Aún no han transcurrido 90 días desde que recibió la vara de mando y ya ha dejado claras sus prioridades. Prioridades que, de momento, se resumen en dos: utilizar la amnesia política cuando convenga y desmontar la obra del anterior gobierno. Para muestra unos botones.
En el pasado mes de julio se llevó a cabo un acto para celebrar que la tuneladora Barcino había acabado sus trabajos en la ciudad sin el más mínimo contratiempo. Pues bien, Xavier Trias fue incapaz de admitir su error al oponerse a la estación de La Sagrera y al paso del AVE por la ciudad. Tan sólo dijo que ”lo pasado, pasado”. .. Sin duda, una argumentación de peso para un gobernante.
Ahora, a la vuelta de vacaciones, ha anunciado, mediante su escudero en materia de educación Eduard Ardanuy que el Ayuntamiento hará conciertos con guarderías privadas. Este año la oferta pública ha cubierto el 52% de la demanda. Unas plazas, donde la educación especial está garantizada y a las que se accede por sorteo y en función de los ingresos económicos de las familias. Olvida el Alcalde que las guarderías públicas cumplen una incuestionable función social y son referencia para muchas ciudades. Además, están basadas en unos principios pedagógicos que en manos privadas es muy difícil que se puedan garantizar.
Otro ejemplo: el plan de usos de Ciutat Vella (veto a la construcción de más plazas hoteleras y regulación estricta de apartamentos turísticos) está en peligro, ya que CiU, con la connivencia del PP han rechazado una propuesta de la oposición que defendía mantener las actuales restricciones en el centro histórico, bastante castigado ya por la actividad turística.
Ésta es “la transición nacional” que propone CiU. Atención ciudadanos que esto no ha hecho más que empezar.

Bernardo Fernández
Publicado en ABC 28/09/2011

23 de setembre 2011

CANDIDATA CHACÓN

El Consell Nacional del PSC, celebrat el passat dissabte 17 de setembre, va ratificar Carme Chacón com a candidata a les eleccions generals per Barcelona. L’actual ministra de Defensa, va ser fortament aplaudida i recolzada pels seus companys de partit, i va dir defensar "una Catalunya que lideri una Espanya avançada" per altra banda, va assegurar que la dreta anticatalana, que va qualificar de "feroç", s'encarna en "politiquets, togues i tertulians".
Carme ja va ser cap de llista per la circumscripció de Barcelona l’any 2008. Aleshores el PSC va obtenir el millor resultat de la seva història en vots, més d’1,6 milions, si bé és cert que en escons (en aquesta ocasió va treure 25) es va quedar a 3 dels 28 que va aconseguir Raimon Obiols, cap de llista a les eleccions generals de 1982.

Molt i molt despresa han canviat les coses en els darrers 3 anys. Les circumstàncies són radicalment diferents. La crisi econòmica i la crisi estructural de la socialdemocràcia no fan presagiar res de bo, a més a més el PP ja va avisar amb els resultats en les eleccions del passat mes de maig.

Per altra banda, és veritat que el PSC no està en el seu millor moment, li manca lideratge i està pendent de fer un congrés en el que, al menys en teoria, s’han de marcar els eixos bàsics per fer la dura travessia del desert que hauran de fer gairebé tots el socialistes europeus.

Sigui com sigui, Carme Chacon té davant seu un repte difícil, però no és menys cert que és en aquestes ocasions on les persones, sobre tot aquells que aspiren al màxim, han de demostra la seva vàlua.

La candidata té fusta de líder, ho ha demostrat fins ara. Ser ministre de defensa mai ha estat fàcil i ser la primera dona que arribar a aquesta magistratura i a sobra amb el reconeixement dels companys d’armes i de la població en general, que la considera, juntament amb Alfredo Pérez Rubalcaba, els ministres més populars del govern, és per sentir-se satisfet de la feina feta.

Ara cal que la ciutadania entengui en quina situació estem, qui ens ha portat fins aquí i que siguin conscients de que de la crisi o sortim per l’esquerra o no sortim.

Els comicis seran el proper 20 de novembre, temps tindrem de parlar i analitzar, ara el que toca és felicitar a la candidata Chacon per la seva elecció i desitjar-la sort a ella i el projecte que encapçala. S’ho mereixen.

Bernardo Fernández
Publicat a e-noticies.com 20/09/2011

PAN PARA HOY Y HAMBRE PARA MAÑANA

El mes de agosto es una época propicia para realizar algunos trapicheos políticos. El duermevela de las fuerzas opositoras y el relajo vacacional de los medios de comunicación facilitan que algunos gobiernos utilicen esas fechas para realizar componendas poco ortodoxas.
Eso es lo que ha hecho “el Govern dels millors”, no satisfecho con los recortes en sanidad, educación políticas sociales e infraestructuras, poniendo seriamente en riesgo el Estado del bienestar mismo. Inaccesible al desaliento, aprovecha la etapa vacacional para poner a la venta 37 inmuebles propiedad del Generalitat. Con esa medida, el Govern pagará más 40 millones de euros anuales de renta por seguir en los inmuebles vendidos. O lo que es lo mismo: pagará el doble en alquileres de lo que ahora paga de cuota hipotecaria. Para que luego digan que no tenemos un buen gobierno. Ríanse Uds. de las cuentas del Gran Capitán.
Según informan desde el Departamento de Economía esperan obtener unos 550 millones con esas ventas en seis meses, en el supuesto que se lleven a cabo. Es evidente que, dada la situación, para lograr ese objetivo hay que vender muy por debajo del precio por el que se compraron los edificios. Suponiendo que se obtengan los 550 millones mencionados la Generalitat tendría dinero para pagar el alquiler durante 13 años, pero el contrato de alquiler sería por 25… de esa manera el patrimonio se esfumará. Eso son negocios y no los que hacía Roberto “el de las cabras”.
Según el Govern, esta operación de desinversión patrimonial resulta necesaria para llevar a cabo el plan de reequilibrio económico y financiero. El problema es que debido al elevado endeudamiento que padece Cataluña todo hace prever que se cerrará el año con un défícit del 2,6%, y eso impediría emitir deuda para seguir financiando deuda.
De todos modos, nunca ha sido buen negocio “vendre la casa per anar de lloguer.
Bernardo Fernández
Publicado en ABC 07/09/11

ALGO ES ALGO

Somos el país de la UE con el índice de morosidad más elevado en el ámbito hipotecario (6,7%) y más de 300.000 hipotecas ejecutadas por impago, Con este panorama de fondo, El Banco de Santander decidió, el pasado mes de julio, mover ficha y dar un respiro a sus clientes con cargas hipotecarias que hayan sufrido una merma de ingresos considerable.
Según Alfredo Sáenz, consejero delegado de la entidad, se tomó esa iniciativa porque desean mejorar la imagen y la percepción que algunos sectores de la población, sobre todo los más jóvenes, tienen de las entidades financieras. Sáenz también manifestó que desconocen tanto el número de posibles beneficiarios como el coste que les puede suponer esta medida
La propuesta pretende facilitar el pago de la hipoteca de la vivienda habitual a los clientes en paro o que hayan visto reducidos sus ingresos un 25%. Desde este mes de agosto los titulares de una hipoteca contratada con la mencionada entidad que se encuentren en esa situación podrán solicitar una moratoria de hasta tres años, durante la cual no pagarán el capital principal pero si los intereses. Se supone que ha de ser un gran alivio para muchos ciudadanos que por estar sin trabajo o haber perdido una parte de sus ingresos corren el riego de perder su vivienda.
Es verdad que la medida no es la panacea, ya que el hipotecado pagará intereses dos veces por el mismo dinero prestado. Pero algo es algo y justo es reconocer que a priori parece preferible a perder el piso.
Es pronto para hacer evaluaciones, tiempo habrá, pero en primera instancia hay que congratularse porque todo indica que en el trasfondo de esta decisión algo ha tenido que ver el movimiento del 15M y lo que es más importante: algo empieza a moverse en el sector financiero. Además, la música de la iniciativa suena bien, habrá que ver la letra, sobre todo la pequeña.
Bernardo Fernández
Publicado en ABC17/08/11

CADA COSA EN SU LUGAR

INTRODUCCIÓN

La Constitución de 1978 generó un cambio drástico en el sistema político de España. Ésta, en contraposición al régimen franquista reconoce amplios derechos y libertades a los ciudadanos, establece un sistema democrático basado en instituciones representativas y de participación; a la vez que deja la orientación de las instituciones de gobierno en manos de la voluntad de la mayoría expresada en las urnas. La Constitución configura un Estado democrático y social mediante mecanismos de una cierta complejidad. Se mantiene la monarquía, si bien de carácter parlamentario, trasladando toda su capacidad de decisión a las Cortes y al Gobierno. De esta forma, el rey pasa a ser una figura simbólica y de forma simultánea otorga un gran poder al presidente del gobierno y establece un Tribunal Constitucional que es el responsable de controlar las leyes y que, a su vez, proporciona la máxima garantía a los derechos fundamentales.

De hecho, muchos pensábamos que esta Constitución había logrado resolver los grandes problemas de España o cuando menos se estaba en proceso para ello. En efecto, el llamado “problema catalán” fue uno de los grandes escollos políticos a lo largo del pasado siglo XX. En la época de la Transición se dedicaron no pocos esfuerzos a solucionar éste y otros asuntos que hundían sus raíces en las heridas abiertas por la Guerra Civil primero y la Dictadura después. Se llegó a un acuerdo político no escrito mediante el cual y a pesar de muy diversos factores se iba avanzando con ritmos sincopados hacia una descentralización cada vez más evidente, y en muchos casos no sólo equiparable, sino incluso superior, a la de otros países con una tradición democrática infinitamente superior a la nuestra.

Reconocer esta realidad, no obsta para que un pueblo tenga legítimas aspiraciones de más autogobierno. Pues bien, eso es lo que ha sucedido en Cataluña. El Estatuto de 1979 sirvió el tiempo que sirvió y la sociedad evolucionó, pero la norma se quedó intacta, por eso se hacía preciso reformarla, actualizarla y ponerla al día. Poner el Estatuto de Autonomía al día y actualizarlo, no en contra de nadie, no como un privilegio para ahondar en las desigualdades, no. No era esa la intención ni la finalidad. Cataluña necesitaba un nuevo Estatuto para poder expresar con claridad su propia identidad. Por otra parte, una identidad que nadie ha podido negar con argumentos racionales.

Cuando se hicieron la Constitución, y el Estatuto la sociedad española, especialmente aquellos que luchaban por la libertad y la democracia, respetaban a Cataluña y ese germen es el que hizo posible el pacto no escrito y como consecuencia se hizo posible el advenimiento de la libertad y todo lo que ésta trae aparejado. Ahora, después de más de 30 años que se podrían resumir como 30 años de éxitos indiscutibles, todo eso podría echarse por la borda. La situación ha cambiado de forma radical. Y a ese cambio, a peor, han contribuido la práctica totalidad de los políticos –de hecho estamos ante la historia de un desencuentro- pero quien tiene más responsabilidad en estos momentos, son aquellos que, tras perder la votación sobre el Estatuto tanto en las Cámaras como en el referendo, decidieron recurrirlo al Constitucional. Y no contentos con eso, utilizaron cuantas artimañas estuvieron a su alcance para bloquear su renovación y después ejercieron presiones para obtener una sentencia conforme a sus intereses. Tampoco deja de ser paradójica la posición de aquellos que, habiéndose autoexcluido del consenso estatutario, se erigieron después como los máximos defensores de la norma. Pero para hablar de ellos y analizar su actitud ocasiones habrá.

A día de hoy la asignatura pendiente de este país es la estructura territorial de Estado. No cabe duda que la fórmula utilizada en la transición creando el Estado de las Autonomías ha dado a lo largo de treinta años unos magníficos resultados, pero es un proceso que, por su propia dinámica, debería culminar en una estructura política federal. No obstante, una mayoría de españoles no ha asumido que el Estado de las Autonomías es el núcleo de un Estado Federal. Hay quien entiende un gobierno autonómico como una gran diputación, y eso no es así. Por su parte, los nacionalistas catalanes utilizan una cierta cicatería para ocultar sus aspiraciones independentistas. Y en el fondo lo que sucede es que los federalistas escasean aquí y allí. Y muchos cuando hablan de federalismo están pensando en una relación bilateral Cataluña/España.

A su vez, mayoritariamente en España se rechaza que Cataluña sea una nación con una historia propia y voluntad de proyectarla, de la misma manera que aquí no se admite a España como nación, por eso, el uso y abuso del término Estado español. La consecuencia es el conflicto histórico en el que estamos enrocados desde hace demasiado tiempo. Así las cosas unos y otros deberíamos tener el coraje necesario para desarrollar el estado autonómico por la vía federal y también desde Cataluña deberíamos ser capaces de concretar y clarificar nuestra propuesta.


REFERENCIA HISTÓRICA

Desde principios del siglo XX hasta nuestros días las reivindicaciones catalanes, por lograr más y mejores cotas de autogobierno y reconocimiento, han sido una constante en la historia política de España. Ahora, tras el fallo del Tribunal Constitucional hecho público el pasado mes de julio es especialmente apropiado hacer un breve recorrido por la historia para recordar y ver con una cierta perspectiva un largo proceso de desencuentros y anhelos frustrados.

El primer proyecto de Estatuto para Cataluña presentado a las Cortes Españolas fue impulsado por la Liga Regionalista auspiciada por Francesc Cambó y era, básicamente, una propuesta regeneracionista que no pretendía otra cosa que una reforma del Estado que permitiera la modernización del mismo y la actualización del concepto de nación española. La propuesta naufragó en la Cámara de la carrera de San Gerónimo en el año 1919. Más tarde, con el advenimiento de la República el 14 de abril de 1931 Francesc Maciá, de forma unilateral, proclama la República Catalana. Sin duda, eran días de efervescencia política. No obstante y a pesar de la posición de fuerza que le otorgaban los hechos consumados y la época convulsa en que se vivía Macià aceptó tornar al pacto hispánico, a cambio de que el nuevo orden político español adquiriera un aire ferderalizante. Con este paisaje de fondo, en el mes de agosto de 1931 el pueblo de Cataluña aprobaba en referendo un estatuto que poco tiempo después era sustancialmente rebajado en las Cortes, quedando así como “un estatuto de un régimen autonómico regional dentro de un Estado integral”: Nada que ver, por tanto, con el Estado federal que había facilitado el entente previo al trámite de elaboración y posterior aprobación. Sin embargo, la clase dirigente catalana, de aquel entonces, demostró sensatez y cordura al anteponer cualquier aspiración autonomista la necesidad de estabilizar y consolidar el sistema republicano.

Después, hubieron de pasar casi 40 años de negra noche de dictadura para iniciar un nuevo proceso de cambio, que en esta ocasión fue fruto de un pacto y no de una ruptura y habría de dar origen a una Constitución que sería el germen que había de hacer posible un Estado fuertemente descentralizado generando un régimen autonómico que en Cataluña se materializó con el Estatuto de 1979.

Esa Constitución, fue interpretada por muchos como un punto de partida que dejaba atrás la dictadura y era el embrión para futuras reformas que podrían desembocar en un Estado federal. Para otros, sin embargo, esa misma Constitución era principio y fin de un determinado viaje, es decir, las reformas y la descentralización empezaban y acababan en el mismo lugar, en consecuencia los gobiernos autonómicos no podían ser otra cosa que grandes diputaciones con escaso o nulo contenido político. Y ahí, en esas dos maneras distintas de interpretar un mismo texto es donde nos hemos embarrancado.

Por eso se explica que con la aparición en escena del candidato del PSOE Rodríguez Zapatero, portador de un talante, hasta entonces casi inédito en la política española, unido a la victoria de las izquierdas en las autonómicas catalanas se decidiera hacer un nuevo estatuto que diera cobijo a las legítimas aspiraciones de los progresistas de Cataluña.

Ese nuevo Estatuto vio la luz el 30 de septiembre de 2005 en el Parlament de Cataluña, después de un largo proceso de elaboración, no exento de desencuentros tropiezos, amenazas, disputas y un largo etcétera de “incidentes políticos”. No obstante, y eso es lo que cuenta, salió adelante un texto con la aprobación de más del 90% de la cámara. El mismo fue presentado en el Congreso de los Diputados y allí, fue notablemente recortado para que fuera “plenamente constitucional”, a pesar de lo cual siguió contando con el voto en contra del PP, como había sucedido en el Parc de la Ciutadella, pero, en esa ocasión, al voto en contra se añadió la abstención de ERC. Sin embargo, el 18 de junio el pueblo de Cataluña consultado en referendo daba un soporte masivo al mencionado Estatuto, si bien es cierto que con una participación que no alcanzó el 50%.

Fue entonces cuando el Partido Popular, incapaz de conseguir por las vías parlamentarías sus objetivos, descubrió el filón que para ellos suponía el enfrentamiento de España con Cataluña. Y para redondear la faena llevó casi 130 artículos del texto al Tribunal Constitucional, sobre los que se ha pronunciado el Tribunal y cuyo pronunciamiento, es en buena medida, el origen del marasmo en que estamos inmersos.


SITUACIÓN ACTUAL

Todo lo escrito más arriba, con ser rigurosamente cierto, no nos debería hacer perder de vista la realidad en que vivimos. Y la realidad es que en las últimas décadas la tendencia hacia la descentralización en España ha sido una constante, y hoy vivimos en uno de los países más descentralizados de la OCDE. Por delante sólo tenemos Canadá y Dinamarca. Y este último que es un país pequeño, si bien es verdad que con unos niveles de vida envidiables, en el que las administraciones locales gestionan la mayor parte del gasto público. Hemos de ser conscientes, y, por honestidad y decencia política, todo el mundo debería admitir que la constitución del 1978 ha hecho posible el periodo más largo de democracia, paz y prosperidad que en España ha existido jamás. Pero es que además, en ese espacio de tiempo se ha llevado a cabo un rápido proceso descentralizador del estado que nos ha colocado, cierto que con carencias, entre los países más descentralizados del mundo. Así por ejemplo, es bueno saber que los landers alemanes no tienen la capacidad legislativa que tienen los parlamentos autonómicos en nuestro país, y justo es reconocer, también, que nunca en la historia Cataluña había gozado de tanta autogobierno como ahora.

Y es en este contexto, y no en otro, donde hay que inscribir el Estatuto antes de su paso por el Constitucional; en una ambición legítima por ampliar unas cotas de autogobierno ya amplias de por si. Hacer otra lectura, es falsear la verdad, defraudar las intenciones de aquellos que lo votaron y lo defendieron en las diferentes cámaras y después en el referendo y puede ser, también, una manera de defender intereses espurios de aquellos que se saben incapaces de lograr sus objetivos por las autopistas de la democracia que desembocan en las urnas y optan por intentarlo a través de las trochas torticeras de la confrontación, la triquiñuela y el juego sucio.

A día de hoy, hemos logrado, por más de treinta años ya, vivir en paz y libertad sin renunciar a nuestras señas de identidad y, además, afianzándolas cada día más. Es importante que sepamos que el tiempo vivido hasta ahora, no es un paréntesis en la historia de nuestro país. Al contrario, ha de ser, puede ser, el inicio de un tiempo nuevo y la Constitución de 1978 ha de ser el punto de llegada y, a su vez, el punto de partida. España es una realidad diversa en términos políticos y culturales, compuesta por identidades de origen distinto a la que a algunos nos gusta llamar nación. Y todo eso se escapa, necesariamente, a los preceptos legales y jurídicos, porque aquí entran en juego intangibles como los sentimientos, ya sean identitarios o de pertenencia y, también, las emociones. Y, no cabe duda que para conjugar toda esa amalgama de productos se precisa perseverancia, constancia, determinación e inmensas dosis de paciencia unidas a voluntad de entendimiento.



LA SENTENCIA

Han sido necesarios 881 folios para argumentar jurídicamente aquello que es inargumentable en términos políticos, la sentencia. Una sentencia, no cabe duda, de una gran complejidad jurídica y que viene a plasmar cuatro años de debate, en ocasiones muy vivos de los integrantes del Constitucional.

De hecho, el Estatuto está compuesto por 223 artículos de los que el PP recurrió 128 y el Tribunal ha considerado 14 tachas de inconstitucionalidad y 27 preceptos que deben ser reinterpretados, en consecuencia el pronunciamiento no deja de ser un revés para los populares. Por tanto, no les falta sus dosis de razón a aquellos que sostienen que el 95% del Estatuto es constitucional. Ahora bien, la lectura restrictiva y poco acorde con el espíritu aperturista de la Constitución de 1978 unido al carácter de interinidad del tribunal, por caduco y diezmado, no han hecho sino que echar leña al fuego de la ya de por si hoguera, que es la política catalana.

Como puntos clave de la mencionada sentencia podríamos citar los siguientes:

Símbolos nacionales. Los términos “nación” y “símbolos nacionales” pueden usarse en sentido ideológico, histórico o cultural, pero no en sentido jurídico y/o constitucional.

Derechos históricos. El autogobierno catalán no está basado en unos supuestos derechos anteriores a la Constitución. En cambio si se le reconocen derechos históricos a Euskadi y Navarra en nuestra Carta Magna.

Relaciones bilaterales. La relación entre el Estado central y la Generalitat no se puede entender en un plano de igualdad. El Estado siempre ha de estar por encima de las CCAA

Lengua y educación. Se abre la puerta a que el castellano, lengua cooficial, pueda ser también lengua vehicular en la enseñanza.

Financiación autonómica. Queda invalidado el principio de nivelación, si bien a la hora de la verdad este precepto no se traducirá en cuestiones prácticas.

Justicia. Según esta sentencia la justicia no es descentralizable, por ello el único órgano de gobierno del Poder Judicial es el CGPJ.

Competencias. Será el Estado quien decida el rango de las normas para regular las responsabilidades compartidas.

Ante la complejidad de la sentencia y la situación de indefensión creada por la misma, el Govern de la Generalitat solicitó de un grupo de juristas, expertos constitucionalistas, un informe que clarificara conceptos e interpretara el fallo. Este comité estuvo coordinado por la secretaria del Govern Laia Bonet y además de los juristas, formaron parte del mismo, miembros de los partidos que defienden el Estatuto. El grupo de expertos concluyó sus análisis según los cuales se desprende que el Tribunal Constitucional interpreta el Estatuto como un intento de una comunidad autónoma, en este caso Cataluña, de imponer obligaciones al Estado.


PRESPECTIVAS

No cabe duda que la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña nos sitúa en un final de etapa. A buen seguro, los historiadores, cuando les toque el turno, hablaran de un antes y un después de la sentencia. El antes ya lo conocemos y el después es cuando menos incierto y a priori poco o nada halagüeño. Ahí están a modo de ejemplo los sondeos de opinión realizados sobre el particular, los resultados son palmarios: el 70% rechaza la sentencia. La consecuencia es evidente y sólo los obstinados o negacionistas se pueden empeñar en no verla. La mayoría de la ciudadanía catalana entiende como un ataque la sentencia del Constitucional. Por eso no nos ha de extrañar que ante un hipotético referéndum sobre la independencia de Cataluña, por primera vez, un 47% votaría a favor. Recordemos que en octubre de 2007 esa cifra no llegaba al 30% de los preguntados, por tanto el aumento de las personas dispuestas a votar afirmativamente es exponencial.

Con esta sentencia sobre la mesa los estatutos -todos-, pierden su “rango constitucionalista” y quedan equiparados cunado no sometidos a las leyes orgánicas e incluso a las ordinarias del Estado. De esta forma, retrocedemos de un estado autonómico a un estilo más propio de un estado regional. En consecuencia, el encaje de Cataluña en el sistema político español utilizando el marco constitucional queda, cuando menos, en entredicho, y eso es así porque, no tan sólo con esta sentencia las aspiraciones federalistas quedan prácticamente dilapidadas, es que, además, los caminos legales, de golpe se han vuelto más estrechos.

Pero, es que llegados a este punto hay que hacerse unas cuantas preguntas sobre las perspectivas que se abren o cierran, según los casos, con este pronunciamiento: ¿Puede en el tiempo que queda de legislatura (al menos teórico) acometerse una reforma de leyes, orgánicas y ordinarias, para restaurar la integridad del Estatuto? ¿Parece razonable pensar que se va a producir un cambio de criterio en la sociedad española y, sobre todo en los partidos políticos mayoritarios que haga posible una reforma constitucional que permita en más amplio desarrollo estatutario o un proceso federalizante?

Evidentemente estás respuestas parece que tienen unas repuestas poco o nada positivas para aquellos que habían depositado en este Estatuto buena parte de sus esperanzas de lograr para los próximos veinticinco o treinta años un buen encaje entre Cataluña y España. Y otra cosa también es evidente y es que más allá de las coyunturas políticas de cada momento y en cada lugar entraremos en una etapa de inestabilidad jurídica y recelos institucionales. El carácter interpretativo de una parte consustancial de la sentencia producirá en la práctica nuevos y considerables conflictos de legitimidad constitucional


EPÍLOGO

Sin contradecir un ápice todo lo escrito hasta el presente, es de justicia admitir que la historia de la España de las autonomías, es la historia de un éxito. Nunca en nuestro país habíamos gozado durante tanto tiempo de paz, libertad y progreso económico como en esta época y nadie podrá decir, tampoco, que eso no sea fruto de la Constitución y de los Estatutos. Como ya hemos dicho con anterioridad. Cataluña es, a día de hoy, una de las naciones sin Estado con mayor autogobierno de toda la OCDE. Ahora bien, eso, de ningún modo, quiere decir que nos hayamos de conformar, al contrario, si hemos llegado hasta aquí y nos ha ido bien, queremos seguir avanzando por la misma vía y en la misma dirección

No cabe duda que la complejidad es una de las características de las sociedades postmodernas, y como tal Cataluña no es una excepción. Si pudiéramos ver nuestro país desde una hipotética vista de pájaro virtual, veríamos algo parecido a un tapiz con una trama muy densa y un colorido muy diverso, no exento de contradicciones. La sociedad catalana, más allá de coyunturas concretas generadas por la crisis, es una sociedad satisfecha de si misma, algo narcisista y no menos hedonista. Es, también entre otras muchas cosas, gente abierta y tolerante a la vez, celosa de sus cosas y sus tradiciones. Aquí los valores identitarios tienen un arraigo especial. También es verdad que el victimismo, de un tiempo para acá se ha convertido en uno de los rasgos predominantes de la sociedad catalana. Victimismo que puede ser tanto político, como lingüístico, como fiscal. No es menos cierto que durante décadas Cataluña ha ido por delante de España, prácticamente en todos los campos y en consecuencia los catalanes se sentían y eran reconocidos como más cultos y la sociedad catalana más desarrollada que la española y aquí nos podíamos equiparar con Europa, pero hete aquí que en unos años eso ha cambiado y en algunos terrenos y en algunos ámbitos hemos perdido la hegemonía con respecto a España.

Con este panorama de fondo y a pesar de la crisis y otras cuestiones no menos relevantes, -como pueden ser el caso Palau o el caso Pretoria- se puede argumentar con relativa facilidad que nunca se ha vivido en Cataluña mejor que ahora. Ahora bien, en un país con más de 7 millones de ciudadanos es lógico que existan un sinfín de matices en todos y cada uno de los ámbitos en que se desenvuelve la actividad humana. Por eso, no ha de extrañar que la sentencia del Estatuto no haya afectado por igual en todos los sectores de la sociedad. Otra cosa es que sea aquella parte de la sociedad civil la que se haya sentido más afectada o perjudicada la que en esta ocasión se ha postulado como las más bullanguera, precisamente por eso, algunos políticos deberían ser más prudentes cuando hablan en nombre de Cataluña, ésta no es unívoca, al contrario, es plural y de orígenes muy diversos y cada vez más y en consecuencia con objetivos y anhelos de muy diversa índole.

Pues bien, en este contexto es donde los líderes políticos y sociales han de tomar la decisión de cual es el camino a seguir, y aquí según mi criterio hay tres opciones, o bien nos resignamos y optamos por el inmovilismo, iniciamos el camino de la independencia o decidimos continuar perseverando por la senda de la legalidad vigente con el federalismos como meta a alcanzar.

Pienso que todavía somos mayoría los que creemos que existe un itinerario compartido, pero necesitamos que nos lleguen mensajes nítidos desde la otra orilla del río. A veces uno tiene la sensación que la izquierda federal ha desaparecido en España Este trayecto no lo podemos hacer solos y además con la soledad se pierden acompañantes. Necesitamos saber que el federalismo es posible y que, además, no caminamos solos. De lo contrario el conflicto está servido. Alguien tiene que reverdecer el coraje político que en su día demostraron personajes como Adolfo Suárez o el propio Rey Juan Carlos al restablecer la Generalitat con el retorno de Joseph Tarradellas en una España todavía preconstitucional.


Cierto que la realidad evoluciona de forma permanente y el panorama no es nada estimulante, pero si aquellos que están por el pacto cejan en su empeño y dimiten de su responsabilidad de sumar y no restar nos tocará vivir un tiempo marcado por la incerteza y el enfrentamiento, que a corto o medio plazo nos llevaría a la fractura de la sociedad civil, y eso nosotros no lo queremos y en la medida de nuestra posibilidades no lo consentiremos.

Bernardo Fernández
Publicado en ESCRITS Nº 30 Primavera/estiu 2011

02 d’agost 2011

ARQUITECTURA SOCIAL EN DERRIBO

CiU tiene motivos para vanagloriarse. Con pocas horas de diferencia ha aprobado los presupuestos más restrictivos de la historia de la democracia en Cataluña y ha puesto en marcha una estrategia que le ha de permitir desmontar la obra de los gobiernos de izquierdas de Pasqual Maragall y José Montilla. Para sacar adelante en el Parlament los presupuestos, que consagran los recortes, ha bastado con la abstención del PP y el voto afirmativo de Joan Laporta de regalo.
Tras aprobarse los presupuestos, sin solución de continuidad, en el mismo pleno de la Cámara catalana, fueron admitidas a trámite las tres leyes ómnibus, presentadas por el Gobierno de Artur Mas. Es, sin duda alguna, el proyecto legislativo más ambicioso de CiU. Su objetivo es –dicen-, reducir el peso de la Administración. Para ello se han de modificar más de 80 leyes de los anteriores gobiernos tripartitos. Según José Montilla esta iniciativa legislativa “es un ataque a la arquitectura social de Cataluña”. Lo sorprendente es el beneplácito de los socialistas.
Días atrás Joaquim Nadal (presidente del grupo parlamentario del PSC) anunció que los socialistas no presentarían enmienda a la totalidad a las tres “leyes ómnibus”. De esa forma, éstas harán su trámite sin demasiados sobresaltos. Esto ha sido posible porque los nacionalistas accedieron a dividir en tres la “ley ómnibus” original, para obtener del soporte inicial del PSC. ¿A cambio de qué? Cabe preguntarse. Veremos si esa parcelación mejorará el resultado final y si la ciudadanía entiende esas martingalas parlamentarias.
¿Habilidad de unos? ¿Impericia de otros? Quizás. Ahora bien, hay que admitir que mientras los nacionalistas han sabido jugar sus cartas y el PP las suyas, los socialistas parecen haber perdido el norte. La jugada es evidente: CiU logra sacar adelante sus proyectos legislativos, el PP se coloca en la centralidad política y se convierte en el socio preferente de los nacionalistas, a la vez que se va trabajando el terreno para futuros escenarios. ¿Y el PSC? Bien gracias.

Bernardo Fernández
Publicado en ABC 27/07/11

01 d’agost 2011

PUNT I FINAL

Amb l’aprovació, el passat dijous 22 de juliol, de la modificació de les pensions, es gairebé segur que s’ha acabat aquesta legislatura a les Corts Espanyoles.
De fet, aquesta era l’última gran reforma pendent de l’etapa Zapatero. Aquesta iniciativa havia estat exigida tant per l’Unió Europea com pels mercats. Els grans eixos d’aquest reforma són: augmentar l’edat de jubilació dels 65 als 67 anys i ampliar el període de càlcul de 15 a 25 anys i ha pogut tirar endavant amb els vots de PSOE i CiU.
És cert que queden pendents determinades iniciatives legislatives que tenen a veure amb normes de la justícia i que volen agilitzar els tribunals. Iniciatives com per exemple: la mediació, la jurisdicció social o la concursal. També quedarà pendent la llei d’igualtat de tracte, la de la mort digna i la dels drets i deures de la policia. Però les mesures econòmiques per sortir de la crisi ja estan enllestides. Ara cal que funcionin.
Amb aquest escenari de fons, el President del Govern es pot plantejar dissoldre les cambres a finals de setembre per convocar les eleccions a finals d’octubre. Una altra opció seria fer les eleccions el novembre, però això voldria dir fer algun plenari i iniciar l’elaboració del projecte de pressupostos per 2012. També, evidentment, queda l’opció d’allargar la legislatura fins el seu finiment al mes de març de l’any vinent.
En qualsevol cas, totes les posicions són legítimes, però no és menys cert que per a la majoria de mortals la primera és la més convenient. La segona generaria una sèrie de debats tan inútils com innecessaris perquè ningú, tal i com estan les coses, donaria suport a uns pressupostos que han de ser molt restrictius i amb unes eleccions a tocar. La tercera, esgotar la legislatura suposarà un sangria per el partit del govern de tot punt innecessària.
De tota manera no cal amoïnar-se massa, la solució a aquest enigma, a la tornada de vacances.
Que les gaudiu amables lectors.
Bernardo Fernández
Publicat a e-noticies.com 26/07/11

21 de juny 2011

ELS FETS DEL PARC DE LA CIUTADELLA



És evident que el nostre sistema democràtic té moltes mancances. i li cal una renovació a fons. Per altra banda, no n’hi ha cap dubte de que moltes de les reivindicacions del moviment del 15M son raonables. De fet, jo subscriuria una bona part de les mateixes. Tenen tota la raó del mon quan posen sobre la taula temes fonamentals per a la nostra societat, com el dret al treball, a un habitatge digne, a una sanitat i una educació de mes qualitat, el respecte al medi natural o la revisió dels mecanismes de la nostra democràcia representativa. És obvi que ningú amb un mínim de seny i una mínima inquietud social estarà en contra de parlar d’aquests temes i buscar solucions perquè aquests són els temes que a tots en porten de corcoll, amb ells està en joc el nostre futur i el dels nostres fills i nets. Dit això, que per a mi és rigorosament cert, no hem d’oblidar que la democràcia es votar, si, però també es la capacitat d’escoltar i de convèncer i de ser convençut, i la de crear contínuament consensos majoritaris per a la solució dels grans i petits problemes que es generen amb la convivència diària. Es precisament per això que ens equivocaríem greument si no escoltéssim aquests missatges que ens envien els “indignats” acampats a les places de les nostres ciutats. Els polítics -els que governen i els que no- han d’apropar-se a aquesta gent i escoltar. Ara bé, aquí cal també reciprocitat. És a dir, que els que protesten estiguin disposats a escoltar a enraonar i sobretot a reflexionar.

La nostra democràcia té mancances, és veritat. Té imperfeccions, cert. Però també es veritat que és equiparable a la resta de sistemes democràtics del mon occidental. –la qual cosa no vol dir que no sigui francament millorable.- “Sempre ens quedarà la paraula” va dir el poeta. Però la paraula, aquests dies enrere, un grapat d’intransigents i brètols aprenents de fatxendes la van voler silenciar, impedint fer la seva feina als 135 diputats i diputades que per mandat popular son dipositaries de la sobirania del poble. I per aquí, amics, no passarem.

Amb aquests fets, el conjunt del moviment del 15M, s’ha des legitimat. És molt possible que ha aquest moviment hagi perdut bona part de la simpatia popular que s’havia guanyat. Ara cal esperar que els milers d’”indignats” de bona fe que aquests dies han ocupat les places dels nostres municipis prenguin bona nota de la deriva en que poden acabar els moviments que més enllà de l’espontaneïtat inicial, es mostren incapaços de fixar un full de ruta.
Sense voler donar consells a ningú –no és la meva feina.- estic convençut que seria intel·ligent canalitzar les seus plantejaments més importants mitjançant els mecanismes que te establerts el sistema de representació: les Corts Generals, els Parlaments Autonòmics, o els Ajuntaments, cada un en l’àmbit de les competències que tenen atribuïdes en el nostre Estat de Dret. Aquest és el camí i jo no sé veure cap altre.

Es veritat que aquets moviments van ser rebuts en principi amb sorpresa i amb una certa simpatia. Ells deien en veu alta allò que pensem i comentem en converses de cafè la majoria. Per tant, seria una llàstima que l’aire fresc que aquí, a casa nostra, ens ha arribat de la plaça Catalunya es convertís en un caos conduït per antisistemes i hooligans de diversa procedència.

Dins d’uns dies quan torni la tranquil·litat caldrà parlar, i molt dels dispositius del Conseller Puig. No es de rebut que les dues actuacions principals que han efectuat els Mossos d’Esquadra des que aquest senyor es Conseller d’Interior hagin estat com a mínim polèmiques. Si això ho arriba a fer el Conseller Saura a hores d’ara el mateix Puig i els seu acòlits haurien demanat la seva dimissió més de quaranta vegades. De cap manera és pot admetre que en un Estat de Dret uns diputats que van al Parlament a fer la seva feina quedin aïllats i desprotegits a disposició d’uns manifestants. No es pot admetre que es muntin dos dispositius policials erronis en menys d’un mes... però anem a pams.


Bernardo Fernández
Publicat a e-notocies.com 21/06/11

El blog de Bernardo Fernández: HACER DE LA NECESIDAD VIRTUD

El blog de Bernardo Fernández: HACER DE LA NECESIDAD VIRTUD : Vivimos tiempos difíciles para el socialismo europeo. Los gobiernos de izquier...