23 de setembre 2011

PAN PARA HOY Y HAMBRE PARA MAÑANA

El mes de agosto es una época propicia para realizar algunos trapicheos políticos. El duermevela de las fuerzas opositoras y el relajo vacacional de los medios de comunicación facilitan que algunos gobiernos utilicen esas fechas para realizar componendas poco ortodoxas.
Eso es lo que ha hecho “el Govern dels millors”, no satisfecho con los recortes en sanidad, educación políticas sociales e infraestructuras, poniendo seriamente en riesgo el Estado del bienestar mismo. Inaccesible al desaliento, aprovecha la etapa vacacional para poner a la venta 37 inmuebles propiedad del Generalitat. Con esa medida, el Govern pagará más 40 millones de euros anuales de renta por seguir en los inmuebles vendidos. O lo que es lo mismo: pagará el doble en alquileres de lo que ahora paga de cuota hipotecaria. Para que luego digan que no tenemos un buen gobierno. Ríanse Uds. de las cuentas del Gran Capitán.
Según informan desde el Departamento de Economía esperan obtener unos 550 millones con esas ventas en seis meses, en el supuesto que se lleven a cabo. Es evidente que, dada la situación, para lograr ese objetivo hay que vender muy por debajo del precio por el que se compraron los edificios. Suponiendo que se obtengan los 550 millones mencionados la Generalitat tendría dinero para pagar el alquiler durante 13 años, pero el contrato de alquiler sería por 25… de esa manera el patrimonio se esfumará. Eso son negocios y no los que hacía Roberto “el de las cabras”.
Según el Govern, esta operación de desinversión patrimonial resulta necesaria para llevar a cabo el plan de reequilibrio económico y financiero. El problema es que debido al elevado endeudamiento que padece Cataluña todo hace prever que se cerrará el año con un défícit del 2,6%, y eso impediría emitir deuda para seguir financiando deuda.
De todos modos, nunca ha sido buen negocio “vendre la casa per anar de lloguer.
Bernardo Fernández
Publicado en ABC 07/09/11

CARTA ABIERTA A UN INDEPE

Apreciado Fulano de tal: Cientos de miles de personas -entre los que me incluyo-, durante más de cinco años, hemos sido asediados con f...