30 de gener 2012

EL GUARDAPOLVO Y DOS PARES DE BOTAS


Cuando Pablo Iglesias, fundador de PSOE, obtuvo su acta de Diputado a Cortes, allá por 1910, pidió al gobierno que sufragara a los niños un guardapolvo y dos pares de botas para ir a la escuela. Los conservadores de la época le tacharon de loco porque, según ellos, era imposible que un gobierno asumiera semejante dispendio.
Lamentablemente, hoy en día, la reivindicación de “el guardapolvo y los dos pares de botas” sigue siendo válida en forma de sanidad, educación o derechos sociales, con la diferencia de que Iglesias hacía la demanda partiendo de cero. En cambio ahora, se trata de no perder aquello que costó sangre, sudor y lágrimas conseguir.
En ese contexto y en medio de una estafa social de magnitudes desconocidas, a la que todo el mundo llama crisis, encara el PSOE su 38 Congreso Federal. Y lo hace, después de las derrotas en las elecciones municipales y autonómicas del 22-M y tras la debacle del pasado 20-N, que perdió más de cuatro millones de votos. En el Congreso, que se celebrará en Sevilla los días 3,4 y 5 de febrero, los delegados deberán elegir un/a secretario/a general que será, también, el jefe de la oposición en el Congreso de Diputados. Por tanto, no se trata tan solo de un nombramiento de ámbito interno, sino que sobre el elegido caerá la responsabilidad de hacer un trabajo impecable para conectar con la sociedad, con el fin de que ésta vuelva a percibir al partido socialista como una seria opción de gobierno.
Los problemas del socialismo español vienen de lejos y son idénticos a los de la socialdemocracia europea. A saber: desaparición de la clase obrera tradicional, emergencia de un nuevo proletariado de servicios, desigualdades sociales cada vez más patentes, puestos de trabajo asociados a la deslocalización y un largo etcétera Todo eso, ha generado un distanciamiento de los socialistas de la realidad que ha hecho que se perciba al PSOE como una organización que responde más a un modelo de partido viejo y autista que a un partido histórico, en el sentido más noble de la acepción. En consecuencia, los delegados harán bien en detenerse a pensar con rigor en los motivos que explican la continua pérdida de confianza entre los ciudadanos progresistas y la falta de sintonía con los votantes jóvenes, desde mitad de los años noventa del siglo pasado.
Los socialistas han de ser conscientes de que las bases de la comunicación política ya no son las mismas que las de hace diez años atrás. Acontecimientos políticos tan relevantes como el movimiento que llevó a Obama a la Casa Blanca o las primaveras árabes, de ahora hace escasamente un año, no se gestaron en la sede de ningún partido político; ha sido en la Red, donde han obtenido carta de naturaleza.
Es necesario que los delegados del cónclave de Sevilla acierten en sus decisiones. El PSOE debe volver a ser útil desde el primer momento. Los socialistas han de situarse con solvencia en la senda de la recuperación. Y eso se consigue con autocrítica, atención a la voz de la calle, voluntad de cambio, actualización del discurso, mejora de las estructuras, modernización de los procedimientos, renovación de los equipos, amplia participación de las bases y lealtad a los principios, que no son otros que la libertad, la fraternidad y la justicia social. Se trata de diseñar un nuevo proyecto con listas abiertas, limitación de mandatos, transparencia, intergeneracionalidad y primarias abiertas a los ciudadanos para escoger a los candidatos. Esas son las bases para reconciliar a la ciudadanía con el proyecto socialdemócrata
Pero es que, además, el XXXVIII Congreso Federal es una gran oportunidad para empezar a diseñar un proyecto federal que solvente de forma definitiva la cuestión territorial del Estado. El PSOE ha de seguir reivindicando “el guardapolvo y los dos pares de botas” en versión siglo XXI. Es decir, se han de hacer propuestas que acometan la problemática de la competitividad y productividad, presentar un programa que sirva para crear empleo y ofrecer alternativas que garanticen el futuro del modelo socioeconómico sobre una base justa y solidaria. Es verdad que hay otras fuerzas de izquierda en nuestro país, de todo punto respetables. Pero el socialismo es, a día de hoy, la única alternativa posible al tsunami neoliberal que nos invade.
En consecuencia, si los socialistas no asumen su rol y abandonan su proyecto de transformación de la sociedad, más de diez millones de ciudadanos quedarán huérfanos en términos ideológicos al no tener un partido de referencia. Y eso, sería fatal, no para la derecha, pero sí para el conjunto de la sociedad.
Bernardo Fernández
Publicado en La Voz de Barcelona como PARES DE BOTAS Y GUARDAPLOVO, el 27/01/12

COSES DE BANCS

Segons llegeixo en un diari d’àmbit estatal un tal Senyor Luzón percebrà 55,9 milions d'euros, perquè el seu cap, el Senyor Botín, el vol cessar en el seu alt càrrec al Banco de Santander. Si, si han llegit bé 55,9 milions d'euros. Segur que s’estan fregant-se els ulls i no s’ho acaben de creure, oi que no? Jo tampoc m’ho creia quan ho vaig llegir per primera vegada. Increïble però cert. Sàpiguen també que a aquesta 'modesta'' quantitat cal sumar-li un segur personal d'altres gairebé deu milions d'euros i el salari de l'últim any que hagi rebut l’esmentat Don Francisco Luzón per la seva impagable funció com a conseller director general para América
Luzón, de 64 anys i natural de Cañavate (Conca), va arribar a el Santander a 1996 el mateix any que va deixar Argentaria, aleshores entitat pública. Emilio Botín, president del esmentat Banc de Santander, el va cridar per a que se encarregués de l’estratègia de comunicació i relacions institucionals i, des de 1999, de la divisió d’Amèrica, depenent d’ell directament l’expansió pel continent que ara és la principal font d’ingressos i beneficis del banc.
Algunes fonts apunten que la seva renúncia potser és perquè després d’haver assolit les objectius fixats pel desenvolupament al nou continent s’ha trobat sense un futur concret a l’entitat.
És evident que el el pagament de semblant barbaritat surt en gran part de les comissions que els cobra el Santander a tots els seus clients per les imposicions o rebuts que domicilien en els seus comptes personals. Potser seria oportú recordar aquí la frase que pronunciava “l'intel•lectual de la pilota” Eric Cantona, que ara vol guanyar-li la Presidència de la República al seu compatriota, el ciutadà Sarkozy, i que deia més o menys el següent: “Que els tres milions de persones que es manifesten amb cartells, retirin els seus diners dels bancs i els col•lapsin”. És possible que si es comencessin a fer iniciatives d’aquest tipus les entitats financeres s’ho pensarien un parell de vegades abans de fer segons quins moviments. Ara bé, per això cal una consciència cívica que ne sé si tenim, perquè el que és clar que accions com aquesta poden ser tècnicament legals, potser si, però sens dubte són immorals.
Bernardo Fernández
Publicat a e-noticies.com 22/01/12

15 de gener 2012

DESPUÉS DE BAJAR LA PERSIANA


Han sido necesarios 43 años y 829 victimas mortales para que ETA entendiera que la violencia es un callejón sin salida. El pasado 20 de octubre, a través del diario Egara, la banda anunció el “cese definitivo de la actividad armada” sin poner condiciones. Gran noticia sin duda. Pero eso no significa que el problema haya desaparecido.
Los principales partidos políticos hicieron bien en no incluir el tema del terrorismo en las agendas de la reciente campaña electoral. No obstante, eso no significa que los dirigentes y sus equipos no se hayan ocupado, durante ese tiempo, de la cuestión. Pero hay que admitir que han acertado plenamente dejando el camino expedito al Gobierno salido de las urnas para que dibuje la hoja de ruta y tome las decisiones. Al fin y al cabo para eso lo han escogido los ciudadanos, aunque conviene no olvidar que en un asunto de la envergadura de éste, todos tienen un papel y cada cual debe desempeñar su rol.
Para empezar, Mariano Rajoy deberá mostrar su talla de líder político y meter en cintura al ala dura de su partido y a los vocingleros que con frecuencia le acompañan. Gente como Francisco Alcaraz o Carlos Esteban, entre otros, deberían hacer mutis por el foro, es la hora de la política y no de las alharacas. Por su parte, los partidos del ámbito vasco con el lendakari al frente habrían de facilitar el tránsito a una situación diferente. Y para que eso sea posible el Gobierno deberá mover ficha, ya que la política penitenciaria es la pieza clave de todo este puzle. Pero hay que tener muy claro que lo que se haga, se ha de hacer de tal manera que las víctimas no se sientan ofendidas por movimientos poco evaluados en le proceso de reinserción. Y en ese sentido la prisa siempre ha sido mala consejera.
El Ejecutivo no puede hacer oídos sordos a lo que demanda una buena parte de sociedad vasca. Para muestra la manifestación del pasado 7 de enero en Bilbao. Tampoco debería ignorar las recomendaciones de los expertos internacionales en materia terrorista. En consecuencia, se debe ir pensado en tomar decisiones sobre la política de prisiones. Habrá que ver como se gestionan los beneficios penitenciarios. Si se continúa con la dispersión o se llevan a cabo traslados a Euskadi y Navarra. También habrá que decidir si los acercamientos son selectivos o generalizados o si los presos enfermos de gravedad cumplen condena en su domicilio, como, de hecho, ya ha sucedido en alguna ocasión.
Todas estas iniciativas y alguna otra, podrían estar incardinadas en un proceso que suprimiría el tratamiento especial a los presos de ETA y que sería la respuesta política al anuncio de abandono de las armas. Así se les podrían aplicar criterios de beneficios penitenciarios similares a los de los presos comunes.
A la vez, ETA y su entorno no puede ignorar el dolor que han causado a lo largo de su historia. Por eso se impone el reconocimiento explícito del daño causado y la necesidad de pedir perdón a las víctimas. De ese modo, se abrirán nuevos cauces para que el Gobierno tome medidas. Asuntos como la legalización de Sortu (partido de izquierda abertzale) que está en manos del Tribunal Constitucional, serán más fáciles de solventar.
Asimismo, los recursos que, en su día, presentaron los abogados de Arnaldo Otegi pueden prosperar con relativa facilidad puesto que resulta difícil sostener su pertenencia a banda armada, cuando ésta ha hecho público su abandono de la violencia.
A pesar de que la amnistía no está contemplada en la Constitución, es evidente que en este campo hay mucho camino por recorrer. Por eso, más adelante podría pensarse en conceder determinados indultos. También, aquellos presos que han cumplido la mitad de la condena podrían ver reducida su pena en cuatro meses por año. Y en algún momento, -y que nadie se rasgue las vestiduras- habrá que ver como se realiza la reintegración de los huidos y como se reincorporan, los que estén en disposición de hacerlo, al mercado laboral.
Sé que lo que lo que he escrito puede resultar muy duro para muchas personas. Tiempo al tiempo. Estoy convencido de que ese es el camino y no hay otro. Ahora bien, para que sea posible, son necesarias dos premisas. Por una parte que la izquierda abertzale y ETA reconozcan el daño causado. Y por otra que haya voluntad política para acabar definitivamente con el tema. Es difícil, pero no imposible.

Bernardo Fernández
Publicado en La Voz de Barcelona 11/0112

RETRIBUCIONES OBSCENAS


Más vale tarde que nunca. Por indicación del Banco de España, las entidades financieras que recibieron ayudas públicas o tuvieron que ser rescatadas por el FROB, han tenido que publicar las remuneraciones que sus directivos y consejeros percibieron en 2011 de manera individualizada. Todas menos una: Caja España Duero se ha negado a facilitar lo honorarios de sus altos directivos amparándose en la Ley de Protección de Datos. Esperemos que la autoridad actúe y nadie se salte la legalidad. Esta medida fue adoptada tras los escándalos ocasionados por las indemnizaciones multimillonarias que esas entidades otorgaron a sus dirigentes. De igual forma, sería bueno que el gobernador del banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez, hiciera públicas sus retribuciones. Los ciudadanos tenemos derecho a saber.
Por cierto que a Fernández Ordoñez más le hubiera valido, en vez de opinar de lo divino y de lo humano y de dar consejos sobre la reforma laboral, la reforma de las pensiones y otras bagatelas, controlar más de cerca los devaneos de los capitostes de la cajas de ahorros y entidades afines que ahora se deben reflotar con el dinero de todos. A este humilde escribiente se le hiela el corazón cuando lee que personajes, como Rodrigo Rato, Francisco Verdú, José Luís Olivas, Adolf Todó o José María Castellano entre otros muchos, todos ellos dirigentes de entidades financieras ayudadas o rescatadas por el erario público, perciben unos salarios que sobrepasan con creces el millón de euros e incluso los dos, en muchos casos.
Cuando buena parte de la sociedad pasa apuros, no ya para llegar a fin de mes sino en el día a día, esos sueldos son una provocación. Son retribuciones que en cualquier época serían un agravio comparativo, pero en estos momentos, además de un insulto a la inteligencia son una obscenidad
Como dice un buen amigo, “estamos viviendo una situación insostenible que se está volviendo insoportable”.

Bernardo Fernández
Publicado en ABC 11/01/12