24 de gener 2013

PER COHERÈNCIA I RESPECTE

Com era previsible uns quants diputats del PSC (cinc en concret) s’han abstingut en la votació de la declaració presentada al Parlament sobre el dret a decidir.


Segons a fet públic e notícies, la diputada Núria Ventura, exalcaldessa d'Ulldecona, ha fet públic al seu blog personal un text signat per ella i la resta de diputats que s'han abstingut en la votació de la Declaració de Sobirania, explicant perquè han trencat la disciplina de vot del PSC.

Ventura, Joan Ignasi Elena, Rocío Martínez-Sempere, Marina Geli i Àngel Ros signen una declaració sota el títol "per contribuir a la unitat del catalanisme" en el qual reivindiquen que el PSC "ha de ser pal de paller de la cohesió social i nacional".

Els cinc diputats admeten que "hi ha una majoria social que vol decidir a través d’una consulta o referèndum el seu futur" i que "cinc formacions polítiques portàvem en els nostres respectius programes electorals el dret a decidir. El resultat electoral del passat 25N dóna un Parlament de 107 diputats/des a favor del dret a decidir".

"El PSC ha fet, amb diàleg i amb renúncies, tot el possible per arribar a un acord majoritari, del catalanisme plural pensant amb Catalunya sencera. No ha estat possible l’acord i la direcció del PSC ha proposat votar No a la declaració de CIU-ERC-ICV", afegeixen.

"Nosaltres vàrem defensar en tot moment esgotar la negociació. Al no ser possible un Sí crític defensant el nostre posicionament però deixant clar que el PSC és aliat assenyat, no obstacle; al no poder convèncer a la direcció, respectant els arguments de cadascú, proposàrem la llibertat de vot i, al no ser consensuada, ens reafirmem: no podem votar No", expliquen.

També diuen que "entenem la disciplina de vot i sempre l’hem respectat però no podem emetre avui un vot negatiu, per coherència. No per fracturar, sinó per sumar".

Bufen temps difícils pel socialisme en general, però a més de difícils, complicats ple socialisme català, que com dirien a les illes té un bon berenar. Per tant, ara més que mai, és temps de sumes, però sembla que no tothom suma de la mateixa manera.

Les reunions prèvies al Ple del Grup Parlamentari Socialista (GPS) han estat llargues, dures i difícils. És lògic, allò que es debatia era molt important, i sortosament en el PSC n’hi ha diversitat d’opinions i es poden expressar amb total llibertat. I em consta que així ha estat en aquesta ocasió.

Ara bé, tots sabem que en democràcia existeix una màxima segons la qual aquells que tenen majoria guanyen i els altres –els que estan en minoria- han d’acceptar, encara que no els agradi el que diuen els de la majoria. En conseqüència, si el GPS té vint diputats i quinze han votat no i cinc s’han abstingut, vol dir que la majoria era quinze i no cinc. Oi que si? És a dir: els cinc que s’han abstingut s’han passat la decisió de la majoria pel forro.

Per altra banda, hem de ser conscients de que votacions com la feta el dia 23 de gener al Parlament sovintejaran en aquesta legislatura, i cap partit es pot permetre donar una imatge de divisió, però menys que ningú, el PSC. Arribats a aquest punt, em sembla oportú preguntar-se: que passaria si en un moment donat uns quants diputats d’Unió voten diferent de la resta del seu grup perquè, com sabem tots, perquè s’ha dit orbi et orbe Unió no està per la independència. És fàcil imaginar que el terrabastall dins de CiU seria dels que fan història.

Doncs bé, entenc que per coherència, per respecte, per dignitat i, sobre tot, per respecte a l’electorat que els va fer confiança, el que haurien de fer, avui millor que demà, es retornar l’acta de diputat i deixar l’escó a algú que estigui disposat a defensar allò que el partit va proposar a la ciutadania en el seu programa.

La democràcia també consisteix amb això.



Bernardo Fernández

Publicat a e-notícies.com 24/01/13





BRINDIS AL SOL

El presidente Tarradellas decía que lo único que los catalanes no pueden permitirse en política es hacer el ridículo. Pues bien, a pesar de que lo explicaron en el colegio, parece que ese día los dirigentes nacionalistas e independentistas no fueron a clase.


Llamar “Declaración de soberanía” a una propuesta parlamentaria que no es una declaración de soberanía efectiva es un brindis al sol, además de una perdida de tiempo, de prestigio y de energías. Tan ful es la jugada que ni el Gobierno central se ha tomado en serio el envite.

Desde que Convergencia Democrática decidió disputar la hegemonía del catalanismo a Esquerra Republicana en el ámbito del independentismo, en Cataluña estamos viviendo en un terremoto político. El problema es que a Artur Mas y a los suyos no les queda otra que ir de farol en farol.

Hace poco más de dos años, Mas lanzó la apuesta del concierto económico. Después, ante el más que seguro fracaso de la iniciativa, la transformó en una propuesta de pacto fiscal entre el Estado y la Generalitat, que el mes de septiembre pasado fue rechazada de plano por el presidente del gobierno de España. Y luego, forzado por su pobre gestión gubernamental y dejándose llevar por la euforia generada el 11 S, hemos llegado a este punto en el que el partido nacionalista y sus aliados utilizan con extrema frivolidad palabras como soberanía, independencia y autodeterminación en un contexto en el que no hay ninguna posibilidad de convertirlas en realidad.

Los que gobiernan Cataluña están jugando con fuego, obviando que no cuentan ni con la mayoría social suficiente, ni con los aliados necesarios ni fuera ni dentro de España. Pero también olvidan que para lanzar un órdago de la envergadura de un proceso de secesión, se necesita mucho más que una ilusión. Por tanto, suya será la responsabilidad del fracaso. El problema es que las consecuencias las pagaremos todos.



Bernardo Fernández

Publicado en ABC 23/01/13





LA RENDA FAMILIAR


Dies enrere es van fer públiques les dades de renda familiar disponible a la ciutat de Barcelona de l’any 2011 i l’informe del Consell de Treball, Econòmic i Social de Catalunya sobre el risc de pobresa relacionat amb el mercat de treball. Xifres força eloqüents i a l’hora significatives.

Aquest estudi posa sobre la taula que no és només que la crisi afecti de manera diferent els diversos estrats socials, sinó que afecta de manera oposada. Les dades de Barcelona són evidents. Des de 2008, any en què es va fer patent la crisi amb tota la seva virulència, la renda familiar dels cinc barris més pobres ha empitjorat, allunyant-se un 10% del nivell mig que representa el conjunt de la ciutat.

Durant el mateix període, la renda a disposició de les famílies dels cinc barris més rics s’ha mantingut i fins i tot ha millorat la seva posició relativa sobre el total de Barcelona un 13%. La crisi no només no sembla afectar els estrats superiors de la societat, sinó que segons demostren el números els afavoreix.

L’esmentat informe posa de relleu que la diferència entre el barri més pobre i el més ric de la capital s’ha disparat. El 2008, la renda de les famílies del barri més ric era quatre vegades la renda del més pobre. Ara, tres anys de crisi després, és set vegades més.

Aquesta evolució divergent és el que explica en bona part la persistència de la crisi actual, i la diferencia respecte d’altres episodis depressius anteriors. La clau està en l’aparent immunitat de les classes dirigents a l’evolució de l’economia. No deixa de ser curiós que aquells que no van participar de l’orgia, ara hagin de pagar la factura.

Si l’elit econòmica dirigent dels països no es veu afectada per la crisi, quins incentius tindrà per resoldre-la? Cap ni un. I és ben evident que la fortuna de les classes altes depèn cada cop menys de la fortuna dels seus conciutadans. El plànol de Barcelona ho deixa clar. La seva qualitat de vida i mel seu benestar ja no està lligat a la fàbrica, com en els segles dinou o vint, sinó a l’especulació als mercats financers globalitzats i a les economies emergents, en el millor dels cassos.

Aquesta situació té com a conseqüència, entre d’altres, l’afebliment del “poder de negociació” de les classes més populars. I això significa més poder pels poderosos.

Les dades de la ciutat de Barcelona i les evidències que apunta el CTESC són exemples d’allò que va dir Warren Buffett, a qui amb justícia s’anomena l’“oracle d’Omaha”: hi ha una lluita de classes, d’acord, però és la meva, de classe, la classe rica, la que ha començat la guerra, i l’estem guanyant.



Bernardo Fernández

Publicat a e notícies.com 2O/01/13

17 de gener 2013

LA IDENTIDAD PERDIDA (I)

Introducción


La seria derrota encajada por los socialistas catalanes en las elecciones al parlamento de Cataluña del pasado 25-N, ha sido, hasta el momento, el último varapalo que ha sufrido el socialismo en España. De hecho, esta derrota se inscribe en una larga serie de reveses que se iniciaron en las autonómicas de 2010 y prosiguieron en las municipales y legislativas de 2011.

En poco más de dos años el PSC ha dejado de formar parte del Gobierno de España, presidir el de la Generalitat de Cataluña, la Diputación de Barcelona y ha perdido, entre otras, las alcaldías de Girona y Barcelona. Por si eso fuera poco, ha pasado a ser la tercera fuerza en el parlamento catalán y la cuarta en la ciudad de Barcelona, a menos de dos mil votos de la quinta.

Con este panorama de fondo, no es de extrañar que los socialistas catalanes estén despistados y deprimidos. De todos modos, conviene clarificar que la caída del PSC ha llegado bastante más tarde que la del PSOE en otros territorios de España. Así por ejemplo, los socialistas perdieron las legislativas en Madrid en 1986 y allí no se ha vuelto a ganar. Se perdió la alcaldía de la capital del reino en 1989 y no ha vuelto a haber alcalde socialista en Madrid, ni presidente de izquierdas en esa comunidad desde 1991. Un análisis similar se podría hacer de la situación de los socialistas en la Comunidad Valenciana, por no hablar de los resultados obtenidos con Alfredo Pérez Rubalcaba al frente del partido en las elecciones generales de 2011, que han sido los peores desde la Transición.

Por tanto, si queremos hacer un análisis medianamente riguroso de la debacle del socialismo, no lo podemos hacer tan solo desde el punto de vista catalán, sino que hemos de tener muy en cuenta la situación de los herederos de Pablo Iglesias en el conjunto de España y, también, de los momentos que está viviendo la socialdemocracia en el conjunto de Europa. Y todo ello, sin detraer ni un ápice de las posibles responsabilidades que puedan corresponder a los dirigentes del PSC, pero a cada cual lo suyo.


Hegemonía de las derechas.

La crisis económica ha ido de perlas a las derechas para perder la timidez, descararse y hacer ideología reorientando a la sociedad con criterios nítidamente conservadores. En estos momentos de extremada escasez presupuestaria, es relativamente fácil redirigir las políticas, arguyendo la falta de medios, para privatizar derechos tan inherentes al Estado del bienestar como la sanidad, la educación o los servicios sociales.

También los derechos civiles que tienen que ver con la igualdad de género están en retroceso, como lo están los de las mujeres a decidir libremente sobre su embarazo. De esta reorientación no se salva el matrimonio homosexual, ni los derechos de los inmigrantes, ni de los trabajadores e, incluso, se intenta cuestionar la capacidad de los sindicatos para negociar. Por si todo esto fuera poco, en breve se presentará una reforma del Código Penal que, sin duda, será autoritaria y represiva y que, a buen seguro, pondrá en tela de juicio algunos derechos fundamentales, como ya se ha hecho con las nuevas tasas judiciales.

Por otra parte, los nacionalistas catalanes (tan derechas como los otros. al menos en materia económica) han visto en la crisis la ocasión para poner en marcha un proceso de secesión que no ha de aportar ningún beneficio a la inmensa mayoría de los ciudadanos. Y para rematar la faena, desde el Gobierno central se está llevando a cabo una campaña re centralizadora de las competencias autonómicas sin el más mínimo espíritu de dialogo y, desde luego, sin interés por el consenso, olvidando, una vez más, que las comunidades autónomas son Estado.


La sociedad actual

Hace ya tiempo, tal vez demasiado, que una parte de las clases medias ha dejado de considerar útil a la clase política. Razones no faltan: una política fiscal que hace recaer la carga sobre la renta del trabajo, de forma especialmente dura sobre los empelados públicos y los asalariados cualificados por cuenta ajena, sin que éstos tengan la percepción de ser los beneficiarios de las políticas sociales. Pero, a la vez, se detecta que las grandes empresas y las grandes fortunas disponen de diversas fórmulas para “burlar de forma legal” la presión impositiva.

En el ámbito de las clases más populares los motivos para el desafecto también son múltiples. El acceso al trabajo o a los servicios públicos se entiende, muchas veces, como una usurpación de derechos por parte de los ciudadanos llegados de otras latitudes, y si la convivencia en esos espacios sociales nunca es fácil, cuando la crisis golpea como sucede ahora, la situación puede convertirse en dramática. En esas circunstancias que el populismo y la xenofobia arraiguen es cuestión de tiempo. Pues bien, ante la situación descrita, la socialdemocracia está muda y, por el contrario, a la derecha le cuesta muy poco articular un discurso demagógico y simplista.

Con este panorama de fondo, no nos debe extrañar que la gente, incluso muchos de los que han votado siempre, pierda de forma progresiva la confianza en los partidos y sus dirigentes. De ahí que los grandes partidos, tanto socialdemócratas como conservadores, pierdan sucesivamente peso específico. No obstante, quien se lleva la palma en este descalabro, sin ninguna duda, es la izquierda. Valga como ejemplo el caso del PSC que ya lleva diversos procesos electorales perdiendo soportes de forma continua.

Es en ese contexto como hemos de entender la eclosión de organizaciones anti sistema, como por ejemplo la CUP. Además, la dispersión de voto, con respecto a épocas pasadas, es un hecho, más allá de quien gobierne en cada momento. Todo esto significa que evolucionamos hacia escenarios políticos cada vez más fragmentados y esa fragmentación corre a cargo, básicamente, de la izquierda. Y todo esto, sin dejar de tener en cuenta otros factores como pueden ser liderazgos poco carismáticos o el propio desgaste que produce gobernar, más, si es, como en los últimos tiempos, es épocas difíciles.

En este contexto, el socialismo en general y el catalán en particular ha ido perdiendo gran parte del soporte popular que le había convertido en fuerza política hegemónica. Y de seguir así, los socialistas corren el riesgo de convertirse en una fuerza sin relevancia. Pero eso, con el permiso de los amables lectores, lo analizaremos en próximas entregas.



Bernardo Fernández

Publicado en La Voz de Barcelona 14/01/13

03 de gener 2013

LA DÉCADA PERDIDA

Según un informe presentado recientemente por diversas ONG, entre ellas Intermón, Oxfam, Unicef, Cáritas y también la red de organizaciones de acción social de la compañía de Jesús, España va camino de convertirnos en una sociedad de dos velocidades..


El mencionado estudio advierte que en nuestro país hay 18 millones de personas en riesgo de exclusión social. Y un 40% (dos de cada cinco) ciudadanos está ya en situación de pobreza. Con estas tasas tan elevadas se calcula que harán falta dos décadas para volver a los niveles de pobreza anteriores a la crisis.

El estudio ha realizado una comparativa de la situación española actual con la de América Latina durante los años sesenta y setenta, época que luego fue denominada, la década perdida.

José María Vera, director de Intermón, opina que “las recetas que se están aplicando en España solo van a incrementar el desempleo, la pobreza y la desigualdad”. Asimismo, Vera sostiene que “aunque existen diferencias entre Europa y América Latina, “hay también muchas coincidencias que pueden llevar a España a una situación insostenible”. Y continúa: “Las mismas políticas de ajuste que aplicaron entonces los organismos internacionales, son iguales, que las que está padeciendo España, solo que bajo otro nombre: austeridad.

Se recortan los servicios a la ciudadanía de a pie, pero con dinero público se reflotan entidades financieras. La imagen de personas rebuscando en los contenedores se ha convertido en algo tan habitual como la de familias desahuciadas por no poder pagar su hipoteca. Las becas comedor se han reducido de forma drástica y hay niños que ya sólo hacen una comida al día.

Éstas son algunas de las consecuencias de los evidentes abusos de poder del sistema financiero. No obstante, nadie ha exigido responsabilidades a quienes crearon esta situación. Por eso, o se pone coto a esta deriva o los que gobiernan, sean del color que sean, demuestran no tener sangre en las venas.



Bernardo Fernández

Publicado en ABC 02/01/13