31 d’agost 2016

ENDEUDADOS HASTA LAS CEJAS

La deuda pública de nuestro país subió, tan solo en junio, 18.549 millones de euros, alcanzado un total de 1.107 billones, en términos absolutos. Esa cifra equivale al 100,9% del PIB y supera en cuatro décimas a la del mes de marzo, que fue la primera vez, desde 1909, en que se superó la barrera del 100%.   
Pese a que los números son alarmantes, en el Ministerio de Economía se muestran tranquilos y argumentan que la deuda mantiene su trayectoria de desaceleración iniciada en 2013. Están convencidos de que ese porcentaje bajará a lo largo de 2016 y se podrá cerrar el ejercicio con un 99,1% de débito, gracias al crecimiento del PIB. Sin embargo, la Comisión Europea sostiene que en el mejor de los casos el pasivo de España en el presente año será del 100,3%.
De todos modos, mientras el BCE siga comprando deuda pública los mercados estarán tranquilos. Ahora bien, un día u otro eso se acabará y si para entonces no hemos logrado rebajar nuestra deuda a límites sostenibles (sobre el 60% del PIB, dicen los expertos), la prima de riesgo subirá. Y en países donde el débito sea superior al 100% de su PIB, con la prima de riesgo disparada, la situación puede ser dramática. 
En cualquier caso, lo que nos debe preocupar como ciudadanos de a pie, es como nos afecta en nuestro día a día esta marasmo de cifras macroeconómicas.
Para empezar, y si en algún momento los políticos se ponen de acuerdo, y logran investir un Presidente de Gobierno, éste deberá hacer unos presupuestos para el año próximo con unos recortes de 10.000 millones de euros como exige Bruselas, y ya se sabe que lo que nos dice  Europa va a misa.
Entre unas cosas y otras los recortes sociales estarán a la orden del día, por más que eso se obvie a la hora de firmar pactos, aunque no serán suficientes porque ya no queda mucho de dónde recortar. En consecuencia la subida de impuestos será una realidad incuestionable y, por tanto, una reforma fiscal orientada a aumentar la recaudación ineludible. Llegaos a ese punto veremos sobre quien se cargan las tintas. Pero con la experiencia acumulada que tenemos, es fácil adivinar que se avecinan tiempos difíciles y, como siempre, a los más débiles y a las clases medias nos tocará pagar el pato.

Bernardo Fernández
Publicado en ABC 31/08/16

COMPUESTOS Y SIN GRUPO

Esto ya no es lo que era. Por primera vez, desde que se formaron las Cortes Constituyentes, los nacionalistas catalanes no tendrán grupo parlamentario propio, ni en el Congreso ni en el Senado. 
Según el reglamento de Congreso, con 15 diputados, automáticamente, se puede formar grupo. De no ser así, se necesitan al menos cinco y, además, una de estas dos condiciones: un 5% de los votos de todo el país o un 15% en las circunscripciones en que se haya presentado la candidatura. 
Convergencia  no alcanzó en las elecciones del pasado 26-J  esos mínimos exigidos y, por consiguiente, sus ocho diputados deberán formar parte del Grupo Mixto. Además, la Mesa del Congreso rechazó con el voto en contra de Ciudadanos y la abstención del PP y el PSOE las alegaciones presentadas por Francesc Homs. Ya se sabe que quien siembra vientos recoge tempestades. ¿Y qué otra cosa cabría esperar, cuando desde el Parlament se está en un permanente desafío?
Pintan bastos para los nacionalistas catalanes. La perdida del grupo no sólo tiene consecuencias políticas, las tiene también económicas. Si esta legislatura es de cuatro años, la antigua CDC, hoy Partit Demòcrata Català (PDC), perderá unos 4,5 millones de euros en asignaciones y, además, verá limitado su derecho a contratar personal remunerado por la Cámara. 
Pero, sobre todo, la formación perderá peso político, puesto que no podrá utilizar todas las prerrogativas que tienen los grupos parlamentarios, como por ejemplo un puesto en la Junta de Portavoces, tiempo para participar en los grandes debates, etcétera.
De todos modos,  CDC ya ha anunciado que presentará un recurso ante la Mesa de la Cámara y ante el Tribunal Constitucional (TC),  para defender sus derechos. Eso está bien; aunque  no deja de sorprender que, aquellos qué desde la Cámara catalana tachan al TC de tribunal político, no legítimo y no sé cuantas incongruencias más, acudan a él cuando las cosas no van como ellos piensan que deben ir. Es el caso de la reciente sentencia sobre las obras de Sijena o ahora la aplicación del reglamento del Congreso. 
Es evidente que el nacionalismo catalán ya no es lo que era. Por eso, a los diputados convergentes no les queda ni el recurso de adscribirse al grupo parlamentario de ERC. Los republicanos les han sugerido que vayan al mixto que allí se visualizarán mejor, dicen. 
Como cambian las cosas.
  
Bernardo Fernández
Publicado en ABC 10/08/16