24 de febrer 2010

LAS PENSIONES Y LA PAZ SOCIAL

Es muy posible que, si nadie lo remedia, dentro de pocos días se rompa la relación privilegiada que hasta ahora han mantenido sindicatos y gobierno, de modo especial su presidente José Luís Rodríguez Zapatero. Sin duda alguna, muchas cosas se le podrán reprochar al presidente, pero si algo ha sabido cuidar han sido sus vínculos con las fuerzas sindicales. Ese ha sido uno de los factores que ha hecho factible la paz social en nuestro país, pese a tener más de cuatro millones de parados.
Cuando días atrás el Consejo de Ministros acordó prolongar la edad de jubilación de 65 a 67 años sin negociación previa y sin, tan siquiera, haberlo consultado con las centrales sindicales se estaba poniendo en grave riesgo esa paz social. Ante semejante andanada, como no podía ser de otra manera, los sindicatos no tardaron en reaccionar y anunciaron manifestaciones y actos de protesta, con la fecha de hoy como una de las fechas centrales de las movilizaciones.
Sin discutir la necesidad de modificar el sistema de pensiones públicas para la jubilación para hacerlo sostenible, todo indica que ni el momento, ni la forma y tampoco el fondo son los más adecuados. El momento no parece el más idóneo porque esa pretendida reforma tendrá efecto dentro de unos 15 años y nada tiene que ver con las políticas anticrisis, por tanto, su debate y posterior aprobación puede hacerse de forma reposada y cuando la tormenta económica, que hoy nos azota, haya amainado. La forma -es decir, lanzar la propuesta así, casi a la brava- choca con el talante de un presidente que ha hecho de su relación con los sindicatos uno de sus principales activos.
Y luego está el meollo de la cuestión: si es conveniente o no prolongar la vida laboral de la clase trabajadora. Es cierto que en los últimos tiempos han sido muchas las voces autorizadas que han manifestado la necesidad de una reforma del sistema público de pensiones de España para que sea viable. Según los expertos, nuestro modelo puede empezar a tener problemas de sostenibilidad a partir de 2020, porque será entonces cuando las personas de más de 50 años superarán en número a los comprendidos entre los 18 y los 49 años. No cabe duda que en un sistema de reparto como el nuestro, donde los ocupados son los que sufragan a los jubilados, el envejecimiento de la población incide de forma directa sobre la viabilidad del sistema. Ahora bien, sin obviar ese hecho, hay que tener muy presentes otros factores tan determinantes como la evolución del mercado de trabajo o la situación económica. De la misma forma sería una temeridad no considerar estudios de epidemiología social que nos advierten sobre las diferencias en la esperanza de vida en base a la cualificación profesional. Así, por ejemplo, sabemos que un trabajador manual en paro tiene una esperanza de vida inferior en 10 años a un trabajador cualificado no manual.
El sentido común nos dice que, para ser legítimas, las reformas deben estar basadas en la justicia. Eso significa que hay que repartir las cargas de forma equitativa entre jóvenes y gente mayor. Hasta aquí no hay serias discrepancias. La cosa se complica cuando se constata que “la muerte no es democrática”: los ricos viven más tiempo que los pobres, lo cual origina grandes desigualdades entre jubilados de una misma generación. Por tanto, habría que tener muy en cuenta que la esperanza de vida es más corta en la medida en que la renta es menor. Son los trabajadores con las vidas más cortas los que financian las pensiones de rentas mayores, es decir, de los que viven más años.
Con estos datos sobre la mesa, lo primero que habría que hacer es incrementar la edad media de jubilación (hoy situada a los 63,5 años en nuestro país) reduciendo las prejubilaciones, práctica habitual en muchas grandes empresas. También sería interesante ofrecer incentivos para aquellos que quieran permanecer en el mercado de trabajo. Es muy posible que trabajadores cualificados con cotizaciones elevadas quieran permanecer en activo más allá de los 65 años si se les ofrecen condiciones atractivas para ello. Por el contrario, es difícil creer que lo harán paletas, fontaneros, personal de limpieza o transportistas. Otra posibilidad sería ofrecer la jubilación parcial. De este modo se posibilita una transición a la jubilación muy poco o nada traumática. Es evidente que hay alternativas a incrementar la edad de jubilación.
En este contexto, sería bueno que el gobierno, con su presidente a la cabeza, hiciera suyo aquel refrán que dice que “rectificar es de sabios” aparcara los cambios e hiciera saber a sindicatos y patronal que en su momento serán convocados a consultas para acometer la necesaria reforma del sistema de pensiones públicas para mantener su viabilidad. Así, por un lado se mantendría la paz social y por otro, se sentarían las bases para que en su día se pueda hacer un debate, sobre el particular reposado y sereno, condiciones indispensables para que resulte fructífero.
Sin duda alguna, por la paz social vale la pena.

Bernardo Fernández
Publicado en El Periódico 23/02/10

18 de febrer 2010

MUJERES, NIÑOS Y PENSIONES


Desde hace tiempo los expertos vienen avisando de la necesidad de reformar el Estado del Bienestar para preservar su viabilidad. La dureza de la crisis ha puesto de manifiesto que hay que emprender ya iniciativas si queremos gozar de un sistema sostenible. Ante esta situación los gobernantes no puede demorar la toma de decisiones. Y todo indica que mujeres, niños y pensiones son los tres puntos clave sobre los que hay que actuar.
Sin duda alguna el cambio social más importante de las últimas décadas ha sido la incorporación de las mujeres al mercado de trabajo. No obstante, queda un largo trecho por recorrer. Si España tuviera la tasa de participación femenina que tiene Suecia, tendría 3 millones más de trabajadores cotizando a la Seguridad Social. Pues bien, aunque sólo fuera por eso habría que favorecer el empleo femenino y la igualdad entre hombres y mujeres. Pero es que existen infinidad de razones para propiciar la incorporación de las mujeres al ámbito laboral, como por ejemplo el desarrollo de los servicios sociales.
Por otra parte, es absolutamente necesario garantizar la igualdad de oportunidades de los niños. Está demostrado que la asistencia a las guarderías reduce de forma considerable el fracaso escolar. Además, siempre es preferible realizar esfuerzos preventivos centrados en la infancia y preparar mano de obra capaz para mañana que luchar después contra la exclusión social.
El tercer eje es la reforma de las pensiones públicas. Es necesario mantener la capacidad de consumir de los que ya no están en el mercado de trabajo, puesto que son miembros activos de la sociedad. A su vez, es conveniente incrementar la edad media de jubilación (hoy situada a los 63,5 años en nuestro país) reduciendo las prejubilaciones, práctica habitual en muchas grandes empresas. También sería interesante ofrecer incentivos para aquellos que quieran permanecer en el mercado de trabajo. Otra posibilidad sería propiciar la jubilación parcial. Es evidente que hay alternativas a incrementar la edad de jubilación.
Hay que repartir las cargas de forma equitativa entre jóvenes y gente mayor. Hasta aquí no hay serias discrepancias. La cosa se complica cuando se constata que “la muerte no es democrática”: los ricos viven más tiempo que los pobres, lo cual origina grandes desigualdades entre jubilados de una misma generación. Por tanto habría que tener muy en cuenta que la esperanza de vida es más corta en la medida en que la renta es menor. Son los trabajadores con las vidas más cortas los que financian las pensiones de rentas mayores, es decir de los que viven más años.
En consecuencia, más allá de la inmediatez se trata de plantear nuevos horizontes que nos permitan adaptarnos a los nuevos contextos económicos y sociales que ya se están generando.
Bernardo Fernández
Publicado en ABC 17/02/10

15 de febrer 2010

L'ÀREA METROPOLITANA I XAVIER TRIAS


Dies enrere el Govern va aprovar el projecte de llei de l’Àrea Metropolitana de Barcelona. No pot haver cap dubte de què aquest projecte de llei per l'Àrea Metropolitana, recull les necessitats i aspiracions de Barcelona, i de la resta de les ciutats metropolitanes, de dotar-se d'un instrument polític que permeti abordar el reptes i problemes comuns, el govern metropolità resoldrà millor el coneixement de les infraestructures, la planificació urbana, el transport públic, l'eliminació de residus, el subministre d'aigua, la promoció econòmica..
Per això, és lògic i raonable que la persona que presideixi la futura Àrea Metropolitana sigui escollida democràticament per als representants electes de la ciutadania, de tota la ciutadania. No és de rebut penar que des de Barcelona, es vulgui imposar ningú a priori. Encara que sigui lògic i raonable que el principal candidat a presidir la nova institució metropolitana sigui l'alcalde de Barcelona, cal esperar el veredicte de les urnes. No es pot imposar.
En aquest context Xavier Trias ha tornat a fer unes declaracions gens afortunades. Xavier Trias ha dit que el futur president de l'Àrea sigui, de forma nata, l'alcalde de Barcelona. És evident que si el senyor Trias vol ser president de l'Àrea, primer haurà de ser alcalde i després tenir majoria al Consell Metropolità, igual que ara passa a les entitats metropolitanes, igual que al Consell Comarcal de la Diputació estaria bé que Trias abandoni aquesta posició pendular que li fa, alternativament, defensar l'extinció de l'Àrea Metropolitana per passar a exigir que hi hagi un president sense eleccions.
Fora bo que el senyor Trias sigui respectuós amb la democràcia però sobretot fora bo que deixi de despistar i digui clarament si creu que Barcelona necessita l'Àrea Metropolitana o no. Recordem que va ser el seu partit el que temps enrere la va eliminar.
Bernardo Fernández
Publicat a: e-noticies.com 12/02/10

LA MARCHA AMARILLA

Buena parte de la sociedad catalana, inducida por sus líderes políticos y agitadores sociales a sueldo, camina imperturbable hacia el abi...