04 de desembre 2011

COPAGO ENCUBIERTO


Ya lo tenemos aquí. Tanto tiempo debatiendo, analizando y evaluando pros y contras y el Presidente Artur Mas, menos de 48 horas después de las elecciones del 20-N, cuando ya tenía los votos en el zurrón, nos anuncia recortes en los sueldos de funcionarios y empelados públicos, subidas en el transporte público, en la factura del agua, en los impuestos sobre la gasolina y, como guinda del pastel, un “ticket moderador” en la sanidad, que dicho en román paladino significa copago encubierto.
Tal vez lo que no había previsto el President es que la Federación de Asociación de Farmacias de Cataluña (FEFAC) y el Sindicato de Médicos recordaran al “Govern dels millors” que el sistema de copago sobre los medicamentos con financiación pública es de competencia estatal. En consecuencia, cualquier cambio que se produzca en ese sistema lo ha de realizar el Ministerio de Sanidad. Eso, sin tener en cuenta que una medida de estas características supondría un agravio comparativo con el resto de ciudadanos de otras autonomías.
Quizás sea encomiable el empeño del ejecutivo catalán para lograr el objetivo de déficit del 1,3% del PIB en 2012. Ahora bien, las clases medias no pueden seguir siendo los paganos de la crisis y por tanto los recortes que se están produciendo en servicios y derechos sociales deberían verse acompañados por acciones eficaces en contra de los privilegios existentes en el ámbito fiscal. Así, esos recortes serían menores y se entenderían mejor
De todos modos, resulta difícil creer que el Presidente de Cataluña, antes de hacer pública una iniciativa como ésta del copago encubierto, no esté debidamente informado sobre de quien es competencia. ¿No será que lo qué se busca es un nuevo enfrentamiento con el Gobierno central para desviar la atención de la ciudadanía? El tiempo nos dirá si es que nuestro Govern desconoce sus competencias o tras el anuncio se esconden intenciones aviesas.

Bernardo Fernández
Publicado en ABC 30/11/11