12 de maig 2010

LA DIAGONAL, EN NUESTRAS MANOS


Cuando estas líneas salgan a la luz miles de ciudadanos habrán dado ya su opinión sobre la reforma de la Diagonal, otros tantos tendrán previsto hacerlo antes de cerrar las urnas el próximo domingo y algunos, pocos o muchos, habrán decidido, sencillamente, no participar. Eso es la democracia.
Remodelar la Diagonal como propone el gobierno municipal, supone llevar a cabo un proyecto que racionaliza las diferentes formas de moverse en la ciudad. Con esta reforma se salda el déficit del carril bici, se predispone la ciudad a la llegada del AVE y se posibilita la unión de las líneas de tranvías También se dinamiza la actividad comercial en la zona, se da prioridad a la movilidad peatonal, a la vez que se mejora la calidad de vida de los vecinos que son los que, día tras día, han de soportar los inconvenientes de vivir en una vía altamente congestionada
Sin duda alguna el tema está generando gran interés a juzgar por los artículos de prensa, debates y tertulias que se están generando en los medios de comunicación. Después veremos si la opinión publicada coincide con la pública.
Lo que es evidente, aunque algunos se nieguen a admitirlo, es que ha llegado el momento de realizar esta reforma puesto que el inmovilismo podría ocasionar el colapso de esta avenida.
Por otra parte, desde el consistorio se ha querido apostar por la participación de la ciudadanía en un proceso pionero e innovador sin precedentes. Podrán participar las personas empadronadas en Barcelona mayores de 16 años. Y se podrá votar o bien de forma presencial o través de Internet. El sistema de votación ha sido diseñado y desarrollado, a imagen y semejanza de los utilizados en los países más avanzados, por una importante plataforma tecnológica. Todo eso hace que tanto la Generalitat como diversos colegios profesionales, como por ejemplo el de notarios, se hayan mostrado vivamente interesados y hayan manifestado su intención de hacer un seguimiento del proceso.
A falta de argumentos sólidos para refutar la propuesta, incapaces de generar alternativas y ante la imposibilidad de marcar la agenda política, parte de la oposición municipal pretende convertir la consulta en un plebiscito al Alcalde, craso error. Además, unos lanzan dudas sobre la bondad y seguridad del sistema de votación, otros hablan de gasto excesivo o innecesario. Es igual, son afirmaciones malsanas, ya que la reforma no se iniciará antes del año 2012 y se sufragará íntegramente dentro del presupuesto municipal ordinario y por si fuera poco, que no lo es, generará un importante número de puestos de trabajo, tanto directos como indirectos.
Una vez más los apologistas del fracaso se obcecan en negar las evidencias y deberían saber que a la larga eso no da buenos dividendos políticos. Han olvidado que: “rectificar es de sabios”
Bernardo Fernández
Publicado en ABC 12/05/10