27 de desembre 2011

CONGRESO DE CAMBIOS


En menos de un año el PSC ha pasado de ser una de las fuerzas políticas con mayor representación institucional de Europa a ser un partido desorientado y con un futuro inmediato, en principio, poco halagüeño. Y eso es así porque ha sufrido severas derrotas en los tres últimas elecciones, autonómicas, municipales y generales.
Con este panorama de fondo, este pasado fin de semana el PSC ha celebrado su decimosegundo congreso. Quizás el más importante desde el de la fundación del partido en 1978. Ha sido un cónclave de fin de etapa, donde los delegados primero han licenciado al equipo de dirección capitaneado por Montilla y después han escogido un nuevo equipo con Pere Navarro a la cabeza. Éste, a su vez, se ha rodeado de un grupo de alcaldes y jóvenes colaboradores, procedentes de diversas sensibilidades, dispuestos a dar la batalla. Los socialistas catalanes sabían que lo primero era cortar la hemorragia de votos para salir de la “UCI ideológica” en la que están recluidos tras los sucesivos fracasos electorales. Se trataba, también, de rearmarse psicológicamente para la travesía del desierto. Y se ha hecho. Asimismo, aprobaron la propuesta de convocar elecciones primarias abiertas a la ciudadanía para escoger el candidato a President de la Generalitat, a las alcaldías más importantes y, en su momento, el cabeza de cartel en las legislativas. Esta iniciativa, junto a otras, les debería reconectar con la sociedad. Ha sido una cascada de ideas para recuperar la confianza de la ciudadanía que les ha ido olvidando, desde 2003, de manera paulatina pero continuada.
Navarro cerró el Congreso de forma brillante, tendiendo la mano a Artur Mas para hacer las reformas necesarias, con la condición de que el Estado del bienestar no resulte afectado. Está claro que el PSC ha hecho y hará cambios importantes. Ojalá todos sean para bien y, sobre todo, esperemos que éste haya sido el Congreso del cambio.

Bernardo Fernández
Publicado en ABC 21/12/11

CARTA ABIERTA A UN INDEPE

Apreciado Fulano de tal: Cientos de miles de personas -entre los que me incluyo-, durante más de cinco años, hemos sido asediados con f...