26 de setembre 2017

MANDANGA CHACHI

El pasado mes de junio, en la separata de Cataluña de EL PAÍS salió publicado un magnífico artículo de Carles Geli, sobre la Barcelona canalla de los años 20 y 30 del siglo pasado. Entre otras cosas, nos habla de la Criolla y Cal Sagtsirtà, antros de perdición, donde el proletariado y otras clases más pudientes acudían a calmar las urgencias de la entrepierna. Tras un breve, pero interesante recorrido por tugurios y costumbres de la época, por el Portal de Santa Madrona y alrededores, con suma habilidad, el autor nos contrapone la misma zona de la ciudad, pero en la actualidad sórdida, decadente y muy triste.
Me ha parecido oportuno sacar ese artículo a colación porque creo que muchos independentistas pensaban que esto del procés y el viaje a Ítaca era como irse un sábado por la noche a dar un garbeo por la Barcelona canalla y solventar los asuntos de la sur del ombligo mientras los efluvios de Baco campan a sus anchas por el organismo.
No seré yo quien exonere a Mariano Rajoy y al PP de sus responsabilidades en todo este lamentable affaire de Cataluña. Las tiene y muchas. Ahora bien, quien se ha saltado la legalidad quien ha menospreciado a las minorías ha sido el Govern de la Generalitat.
De hecho, la cosa viene de lejos: tras las elecciones del 27-S de 2015, los secesionistas empezaron a tejer una subversión de la legalidad vigente. Los ciudadanos lo pudimos percibir los pasados días 6 y 7 de septiembre con el autogolpe que, sin ningún rubor, se dio en el Parlament de Catalunya con la aprobación de las leyes de desconexión.
De una tacada se saltaron la Constitución y se cepillaron el Estatut, pero de verdad, no utilizando la legalidad como hizo en su día la Comisión del Congreso de los Diputados presidida por Alfonso Guerra, sino a la brava. Los parlamentarios de la mayoría se pasaron por el arco del triunfo el artículo 222 de la mencionada norma, según el cual se requieren “dos terceras partes de los miembros de la Cámara” para llevar a cabo cualquier modificación o reforma.
De igual modo, y desoyendo a los letrados del Parlament y haciendo caso omiso de las indicaciones del Consell de Garantías Estatutarias aprobaron la ley del referéndum y la de transitoriedad jurídica sin tener en cuenta para nada a las bancadas de la oposición. Leyes que, como no podía ser de otra manera, fueron recurridas por el Gobierno Central y anuladas ipso facto por el Tribunal Constitucional (TC).
Según Hans Kelsen, prestigioso pensador jurídico y político de origen austriaco, “cuando el orden jurídico de una comunidad es anulado y sustituido en forma ilegítima por un nuevo orden” se produce un golpe de Estado.  Más claro agua.
Tampoco hay ninguna duda para Juan José López Burniol cuando dice que “ha sido un golpe de Estado porque lo hay siempre que se produce una subversión total del ordenamiento jurídico establecido con voluntad explicita de hacerse con el control absoluto del poder.”
En estas circunstancias, es posible que el Gobierno Central -que no el Estado, hablemos con propiedad- haya actuado con cierta desmesura. No obstante, cuando se trata de restituir la legalidad es muy difícil establecer cuáles son las líneas rojas que no se pueden pasar. Lo mismos argumentos se podrían utilizar respecto a la actuación judicial.
En este contexto, y aunque a ellos le suene a milonga decrépita, sería bueno recordar a los secesionistas que al amparo de la Constitución de 1978 hemos podido desarrollar un sistema de convivencia que nos ha generado una prosperidad sin precedentes. Que legitimidad y legalidad no son principio contrapuestos, sino todo lo contrario. Precisamente la democracia se fundamenta en la aplicación armónica de ambos. Y no hay que olvidar que, se admita o no, estamos viviendo el período histórico más largo de libertades públicas y de desconcentración territorial del poder político. Nuestro Estado de las autonomías es equiparable a cualquier Estado federal. A su vez, y como todo en esta vida, manifiestamente mejorable. Afanémonos en ello, pues.
Dice Carles Geli en el artículo al que hacía referencia al principio de este escrito, que en aquella Barcelona de gentes de mal vivir se podía comprar buena cocaína en Cal Sacristá a 12,50 pesetas los 100 gramos, que era conocida en el mundo del hampa por mandanga chachi. Estoy convencido que muchos independentistas piensan que eso de cargarse un Estado de derecho es como comprar un poco de mandanga chachi, algo intrascendente, y qué por cuatro chavos, uno puede pasar un buen rato.
Inocentes, no saben en el jardín que se han metido.


Bernardo Fernández
Publicado e-notícies.com 25/09/17


17 de setembre 2017

LO QUE NOS ESPERA

Sabíamos que podía ocurrir. No obstante, algunos ilusos -entre los que me incluyo- pensábamos que en algún momento el seny reaparecería en escena y se evitaría lo que ahora es un hecho: la fractura institucional y el menosprecio al 52% de los ciudadanos de Cataluña.
En efecto, el espectáculo que nos han ofrecido desde el Parlament, con la aprobación de la Ley del Referéndum y la de Transitoriedad Jurídica, ha sido, por decirlo suave, un insulto a la inteligencia y un atentado a la convivencia en nuestro país.
Como no podía ser de otra manera, estos días se ha escrito y hablado hasta la saciedad al respecto. Ciertamente, he leído artículos y oído comentarios brillantes sobre la cuestión; también auténticas butades que de todo hay en la viña del Señor. No insistiré. Eso sí, voy a exponer lo que, en mi opinión, a riesgo de equivocarme, va a suceder a corto y medio plazo en Cataluña.
Para empezar, la tensión ira en aumento en las próximas semanas. Querellas, registros, incautación de material presuntamente electoral, declaraciones, contradeclaraciones, alguna que otra escaramuza y ocupación de espacios públicos serán el pan nuestro de cada día.
Suceda lo que suceda, el 1 de octubre no habrá referéndum ni nada que se le parezca. Sin embargo, no hay que descartar que, en algún lugar, en alguna localidad, pongan urnas e intenten llevar a cabo un simulacro de votación. Es posible que se intente algún tipo de insurrección civil. Es decir, que pretendan ocupar determinados lugares más o menos neurálgicos como pueden ser Radio Nacional de España, El Banco de España o el aeropuerto del Prat, por poner algunos ejemplos. También se va convocar alguna que otra concentración y/o manifestación en favor de la libertad, el derecho a decidir, la democracia o vayan ustedes a adivinar las ocurrencias de mentes tan febriles como las de los independentistas. No son pocos los secesionistas que sueñan con un Maidán a la catalana. De todos modos, como dijo recientemente el célebre Santi Sisa, “cuando caigan las primeras hostias todos a comer a casa y a dormir pronto que mañana hay que abrir la tienda.”  Después, cuando esté el ambiente lo suficientemente caldeado convocaran nuevas elecciones, siempre y cuando queden políticos independentistas que no estén inhabilitados, no vaya a ser que se pierda el momio por falta de personal cualificado para proclamar: “Esta vez, sí. Ahora vamos a dar el paso definitivo”, o algo por el estilo.
No obstante, secesionistas y no secesionistas saben que con el actual estatus quo político Cataluña nunca será independiente. Ni la ONU reconocerá un Estado catalán, ni cuentan con ningún apoyo internacional digno de tal nombre, ni la UE admitirá nunca una región que para ser independiente vulnere la Constitución del país al que pertenece, como dejó meridianamente claro el presidente del Parlamento europeo en una respuesta, por escrito, a un diputado de la cámara.
Con ese panorama de fondo, más pronto o más tarde los secesionistas deberán aparcar sus entelequias, volver a la prosaica realidad y sentarse a negociar sin apriorismos. Claro que, para que eso ocurra, sería muy conveniente que Mariano Rajoy ya no sea inquilino de la Moncloa y el PP no gobierne en España. A los populares la intransigencia y la mano dura con Cataluña les proporcionan pingües réditos electorales, y mientras eso sea así, para ellos el debate, la negociación y el pacto estarán de más. De todos modos, en esta vida cada cual debe asumir sus responsabilidades y, desde luego, el PP con Rajoy a la cabeza tienen mucho que purgar por su aportación a todo este esperpéntico affaire catalán.
En cualquier caso, no deberíamos olvidar qué si un determinado partido político que se autocalifica de izquierda no hubiera sido tan radical, los secesionistas hubieran sido menos maximalistas y hubiesen aparcado algunos de sus planteamientos, hoy ni Rajoy ni el PP gobernarían. El PNV no hubiera logrado el pacto leonino que le arrancó a los populares, tendríamos un gobierno de centroizquierda y, con toda probabilidad, las cosas hubieran sucedido de otra manera, sin duda mejor, para la mayoría de ciudadanos; pero aquellos polvos trajeron estos lodos y ahora nos toca aguantar.
Y en estas circunstancias, mientras las cosas no cambien, los ciudadanos de Cataluña, independentistas o no, deberemos seguir soportando las colas de espera en la sanidad (de las más largas de España), que la educación para nuestros hijos sea totalmente insuficiente, porque tenemos uno de los presupuestos para enseñanza más bajos per cápita de todas las comunidades autónomas. Asimismo, muchos conciudadanos seguirán llegando tarde a sus destinos, cada dos por tres, porque el transporte público de nuestro país tiene más de desastre que de servicio; de manera especial los transportes de cercanías; a la vez, seguiremos pagando los peajes más caros de España… y un sinfín de penalidades más que no voy a enumerar para no hacerme insufriblemente pesado.
En definitiva, la situación es muy complicada y nos esperan tiempos difíciles. Se han abierto heridas muy profundas que tardarán en cicatrizar. De todos modos, saldremos de ésta. Hemos salido de otras similares e incluso peores. Para ello, se necesita seny, mucho seny.
Lo que necesitamos ahora son finos estilistas que zurzan los sietes que ha hecho el procés. Hacen falta en la plaza Sant Jaume y en el palacio de La Moncloa hombres de Estado que piensen en las próximas generaciones y no en las próximas elecciones y, en estos momentos, ni los de aquí ni los de allí están a la altura de las circunstancias.
Así las cosas, habrá que cambiarlos. No dan la talla. Y eso, depende de nosotros.

Bernardo Fernández

Publicado en e-notícies.com 13/09/17

05 de setembre 2017

QUEREMOS SABER

Debe quedar claro que los únicos responsables de los atentados perpetrados en Barcelona y Cambrils, el pasado 17 de agosto, son el descerebrado que conducía la furgoneta que arrolló a los confiados paseantes de Las Ramblas y los locos que estuvieron a punto de causar una masacre en el pueblo costero tarraconense. En el mismo nivel hay que situar a aquellos que les inflaron la cabeza y les impulsaron a la radicalización ideológica, y a esos individuos que, desde las sombras, les dieron la cobertura necesaria para llevar a cabo semejante barbarie.
En este contexto, y como no puede ser de otra manera, toda la solidaridad con las víctimas, familiares, allegados y aquellos que, de un modo u otro se vieron involucrados.  Al fin y al cabo, todos somos víctimas.
Igualmente, el soporte y reconocimiento incondicional para los agentes de los diferentes cuerpos de policía que actuaron poniendo en riesgo sus vidas, primero para ayudar y después para capturar y abatir a los criminales. También, el mismo soporte y reconocimiento a los equipos de emergencia, a los equipos sanitarios, a los taxistas y a un sinfín de ciudadanos anónimos que ayudaron cuanto pudieron a cambio de nada.
Dicho esto, que me parece de pura justicia y para centrar el tema, hay que poner de manifiesto que somos muchos los ciudadanos que albergamos serias dudas de las políticas de prevención llevadas a cabo antes de los atentados, la gestión de los mismos y la información que se ha dado sobre la cuestión, desde las altas esferas políticas.
Por ejemplo, sería bueno saber los contactos mantenidos entre la policía belga y los Mossos sobre el imán Es Satty, según parece impulsor y cerebro de la barbarie. Unos contactos que primero negó la dirección de la policía de la Generalitat, más tarde se calificaron de “informales” y últimamente han resultado ser “bilaterales.”
Por otra parte, sabemos que el chalet de la urbanización próxima a Alcanar era una casa okupada, allí se hallaron más de 100 bombonas de butano, 500 litros de acetona, material para fabricar explosivos, tornillería etcétera, sin embargo, nadie había detectado nada. Extraño, ¿no? Asimismo, a las pocas horas de los hechos El Periódico de Catalunya publicaba la noticia de que el 25 de mayo los Mossos habían recibido un aviso de una fuente de inteligencia de EEUU que alertaba de un posible atentado en Las Ramblas de Barcelona. De forma automática, tanto desde el Govern como desde la alta dirección de la policía catalana se negó en reiteradas ocasiones que ese aviso existiera. Sin embargo, ante la insistencia del medio de comunicación y la publicación de determinados documentos y pruebas, los responsables políticos y policiales han acabado admitiendo que recibieron un aviso, pero que no era de la CIA. Por el contrario, los órganos de lucha antiterrorista del Gobierno Central afirman que recibieron ese aviso y que provenía del Centro Nacional contra el Terrorismo de EEUU que se coordina con la CIA.
Tampoco están nada claras las actuaciones llevadas a cabo tras la  explosión del chalet de Alcanar y que según parece fue el desencadenante de los atentados. Desde la Guardia Civil afirman que se ofrecieron para colaborar a esclarecer los hechos, pero su ayuda no fue tenida en cuenta. Sn embargo, desde los Mossos la información sobre este asunto es contradictoria. Mientras el comisario Albert Oliva portavoz del cuerpo de policía dijo que declinaron el ofrecimiento de la Benemérita por considerarlo innecesario, el comisario mayor, Josep Lluís Trapero, aseguró que la Guardia Civil nunca llegó a ofrecer su apoyo. Es obvio que alguien miente, las preguntas, aquí, son pertinentes, ¿quién’ y ¿por qué?
De igual modo, resulta extraño que después de lo que había ocurrido en Las Ramblas de Barcelona y estando, como era lógico, en máximo estado de alerta, los cuerpos de seguridad no detectaran a un grupo de individuos que visitó hasta cuatro veces una gasolinera próxima a Cambrils y que a la postre fue el comando que atentó en la mencionada localidad.
Sea como sea, aunque las fuerzas de seguridad cometieran errores la responsabilidad es única y exclusivamente de aquellos que ejecutan la acción y de sus compinches. Por si alguien tiene alguna duda, con los atentados de Atocha, en marzo, 2004, y las falacias que después se nos quisieron hacer creer ya quedamos vacunados contra la mentira y la ignominia. En una sociedad madura, libre y abierta como se la nuestra, los ciudadanos tenemos derecho a saber. Queremos saber, la verdad, toda la verdad, por muy descarnada que sea. Lo otro, pudo que fuera válido en otras épocas y en otros regímenes. Aquí y ahora, no.

Bernardo Fernández

Publicado en e.notícies.com 04/09/17

DOS x UNO

Aunque estamos en plenas campañas de elecciones municipales, europeas y autonómicas, en doce comunidades autónomas, los partidos ya han ...