19 de desembre 2017

EL LEGADO INDEPE

Todas las encuestas que se han hecho hasta la fecha sobre el 21 D coinciden en dos puntos. Uno, la previsión de una muy alta participación -es posible que sean las elecciones autonómicas con más votación de la historia-. Dos, el número de indecisos supera ampliamente el 20%.
Con estos datos sobre la mesa, es fácil comprender que todo esté abierto y que, a priori, cualquier resultado es posible. Incluso que, dada la radicalización existente, salga un parlamento muy fragmentado, no se pueda formar gobierno y haya que ir a nuevas elecciones.
Sea como sea, este próximo jueves, a primeras horas de la noche, saldremos de dudas. Entonces ya sabremos a que atenernos y por donde soplará el viento a corto y medio plazo.
De todos modos, esa será una página de nuestra historia que está por escribir. Sin embargo, lo que ya está escrito es el legado independentista de los últimos años, y de manera especial lo que ha dejado el procés desde finales de 2015 hasta hoy.
Nos quisieron hacer creer que el proceso de independencia sería algo festivo, amable y respetuoso. Algunos lo calificaron de la revolución de las sonrisas. Pero un día el juez Santiago Vidal se descuelga diciendo que habían conseguido nuestros datos de forma fraudulenta. Pocas semanas después era el diputado Lluís Llach el que amenazaba a los funcionarios del riesgo que corrían si no cumplían la ley. Su ley.
Un buen día, la violencia hizo acto de presencia. Fue los días 20 y 21 de septiembre, durante el cerco que se hizo a la Consejería de Economía, bloqueando la salida de la Guardia Civil y con el destrozo de diversos coches policiales.
Después, nos confirmaron lo que ya sabíamos: que el Govern había utilizado una retahíla de falsedades y mentiras para engañar a la ciudadanía, como reconoció el exconsejero Toni Comín.
Por otra parte, los insultos las falacias y las ofensas con el paso del tiempo ha ido aumentando su calibre. Pero desde octubre se ha abierto la veda. Las expresiones, de “fascista” o de “hijo de puta” están a la orden del día para quien no está por el procés. Asimismo, según Marta Rovira, “España no es una democracia” y el expresdent fugitivo habla de “persecución” “represión” y “presos políticos”, sin inmutarse.  Como me dijo un represaliado del franquismo: “qué sabrá éste lo que es un preso político.”
Ahora ya, en plena campaña electoral y quizás por lo ajustados que se prevén los resultados, se han hecho pintadas y escraches a los partidos constitucionalistas. Incluso al autocar de prensa que sigue a Ciudadanos. Se está boicoteando, casi de forma sistemática, a entidades que no son de la cuerda secesionista, como es el caso de Sociedad Civil Catalana. También se han lanzado insultos del más puro estilo homófobo y barrio bajero a Miguel Iceta, de quien se ha dicho que tiene los “esfínteres dilatados” o el gran actor Toni Albà, reconocido mundialmente, trató de “mala puta” a Inés Arrimadas. Pero es que incluso en TV3 celebraron la muerte del fiscal Maza.
Por si con todo esto no hubiera suficiente, en el terreno económico las cosas no han ido mejor. El número de sociedades que ha cambiado el domicilio social para buscar estabilidad política y seguridad jurídica supera las 3.000, desde el 1 de octubre. Estos cambios, en principio, no implican ni cambio de personal ni traslado físico de las oficinas. Por el contrario, el caso de los cambios de sede fiscal es distinto (cosa que ya han hecho un millar largo de sociedades). Entonces, los tributos se pagan donde la empresa ha ubicado su sede fiscal, lo que supone merma de ingresos para la hacienda pública catalana.
Desde hace tiempo, unos cuantos escribanos y/u opinadores, entre otros, hemos ido advirtiendo del riesgo de fractura social que generaba la mal llamada revolución de las sonrisas. No dudaron, entonces, en tacharnos de exagerados y agoreros.
Ahora, lamentablemente, aquella advertencia se está haciendo realidad. Y si algún valor añadido ha tenido Cataluña ha sido su capacidad de acogida y su cohesión social; las consecuencias: un sistema de convivencia digno de envidia, y no nos no nos podemos permitir, bajo ningún concepto, el lujo de perder nuestro bien más preciado: la cohesión social.
Esperemos, pues, que todo quede aquí, porque si los soberanistas siguen empecinados en seguir adelante con su fantasía imposible, llegará la violencia en las calles (de hecho, los demócratas de la CUP ya han dicho que si el independentismo es derrotado no aceptarán los resultados y harán todo los posible para hacer inviable la actividad parlamentaria, y de ahí a la algarada callejera sólo hay un paso). Además, de seguir así, terminarán por destruir el prestigio que Cataluña tiene en el mundo y acabarán por cargarse la marca Barcelona que ya han mancillado bastante.
Ese es, a grandes rasgos, el legado que nos deja el procés. Ahora bien, si el jueves 21 vamos a votar de forma masiva, a eso de las diez de la noche podremos empezar a dejar atrás todo este mal sueño. Dentro de un tiempo nos parecerá que fue una pesadilla. Y pesadillas cuantas menos, mejor.


Bernardo Fernández
Publicado en e-notícies 18/12/17


PRIMERO JUSTICIA, DESPUÉS CLEMENCIA

Como era fácil de imaginar, la presentación de los escritos de acusación de la Fiscalía y Abogacía del Estado contra los líderes que par...