28 d’octubre 2013

ABRIR EN FESTIVO

Los capitostes del comercio y el Ayuntamiento de Barcelona han ido mareando la perdiz, de abrir o no las tiendas los festivos, hasta que el tema ha madurado lo suficiente para ponerlo sobre la mesa. El detonante ha sido un estudio de la Universidad de Barcelona, según el cual abriendo los festivos  de julio y agosto, en determinadas zonas de la ciudad, se potenciarían  las compras turísticas, sin modificar los hábitos de los compradores locales.  
El mencionado informe sugiere que incluso se podrían generar puestos de trabajo. Pero pasa por alto que lo que hacen las empresas, en estos casos,  es cambiar el día de fiesta de los empleados (el festivo por cualquier otro día de la semana y así ni siquiera se da la opción a cobrar el día trabajado). 
Sería bueno que alguien explicara con qué legalidad moral se permitirá abrir en Paseo de Gracia y no en Vía Julia. O bien, ¿quien va a garantizar que en aras de la libre competencia pasado mañana  no se permitirá abrir 365 días al año y 24 horas al día?
De abrirse así la veda, es posible que lo que para empezar se plantea en zonas delimitadas, días determinados y horarios acotados, en breve se convierta en una guerra sin cuartel, con el lema sálvese quien pueda.  
Soy de la opinión que no se puede prohibir trabajar cuando hay trabajo. Ahora bien, se debería ponderar si el beneficio de unos no será un prejuicio excesivo para otros. Es falaz decir que no se perjudicará al resto del comercio de la ciudad. Es muy probable que se produzca la compra de traslación (“como  mañana está abierto en el centro, realizaremos allí nuestra compra”).
Ciertamente, tan legítima es una opción como otra, pero el Gobierno municipal no puede seguir con su  ambigüedad calculada. El discurso convergente, que consiste en decir que protege al pequeño comercio mientras impulsa la desregulación por debajo de la mesa, está agotado. 
“No escupas para arriba que te puede caer en la cara”, dice un viejo refrán. Eso es exactamente lo que  le ha sucedido al Departamento de Empresa que meses atrás impugnó el decreto estatal que duplica la abertura en días festivos y ahora, si prospera la iniciativa de Barcelona, se verá obligado a autorizar aquello que recurrió
Abrir o no abrir las tiendas en festivo: esa es la cuestión.

Bernardo Fernández

Publicado en ABC 22/10/13

1 comentari:

Anònim ha dit...

We both well pay a good money price to help sell your own maintain, merely we could actually unload your own maintain faster as well as have a higher price than any other modest because of the fact searching for a competent social-network integration used mortgage canada. This happens to be might be perhaps have an estate modest anybody commence practically see. http://www.vancouverrealestatehouse.com/

CARTA ABIERTA A UN INDEPE

Apreciado Fulano de tal: Cientos de miles de personas -entre los que me incluyo-, durante más de cinco años, hemos sido asediados con f...