28 d’abril 2018

ALCALDABLE VALLS


Una de las noticias políticas -aparte del afer Cifuentes, claro está- que más ha llamado la atención y se ha comentado estos días, es la posibilidad de que Manuel Valls, ex primer ministro del Gobierno de Francia y exaspirante a presidente de la República francesa, se presente como candidato a la alcaldía de Barcelona por Ciudadanos.
En efecto, cuando queda un año para las próximas elecciones municipales, los partidos van perfilando sus estrategias y no se puede negar que los de Albert Rivera están crecidos y van a jugar fuerte. Días atrás el partido naranja anunció que habían ofrecido al político francés, de origen barcelonés, la posibilidad de encabezar su candidatura al ayuntamiento de Barcelona y éste, lejos de rechazar la idea, sin esconder su satisfacción por la oferta, pidió un tiempo para decidir; si bien todo indica que acabará aceptando.
Manuel Valls fue, en sus inicios políticos, alcalde de Evry, una ciudad en la periferia de París. Cargo que dejó para pasar a ser ministro del interior y después primer ministro con Françoise Hollande. Ese currículo le acredita con la experiencia y capacidad suficiente para ser alcalde de Barcelona. No obstante, tiene el hándicap de desconocer las entretelas de la ciudad. Bien es cierto que eso se podría solventar con un equipo de buenos asesores.
Su credo político es una mezcla entre socialismo y neoliberalismo y ha demostrado un firme compromiso con la democracia y el constitucionalismo.
De confirmarse su candidatura, Valls podría aspirar a lograr apoyos, tanto en al caladero de votos del PSC, como en el del PP.  Ambas formaciones están en momentos bajos y cualquier nuevo contratiempo puede ser nefasto para sus aspiraciones en el campo municipal. Asimismo, una parte considerable del electorado de los comunes podría ser tentada por los cantos del líder catalán-francés.
Sin duda, uno de los mayores atractivos políticos de Valls es que con su bagaje pueda romper la dinámica perversa de carácter identitario que se ha instalado en Cataluña y está contaminando también a la ciudad de Barcelona. Es decir, uno de los activos del hipotético candidato de Ciudadanos podría ser centrar el debate electoral en lo que corresponde, esto es: el modelo de ciudad que es lo que se ha de dirimir en los comicios de mayo de 2019. No la cuestión de la independencia que, en el mejor de los supuestos, pertenece a otro ámbito.
En cualquier caso, lo más probable es que el próximo ayuntamiento esté más fragmentado que nunca y eso puede dificultar aún más la gobernabilidad del consistorio.
Llegados a este punto, la pregunta es obvia, ¿si Manuel Valls no logra ser alcalde, aguantará cuatro años en el banquillo de la oposición?
Como dijo el poeta: “la respuesta está en el viento”.

Bernardo Fernández
Publicado en El Catalán 28/04/18

DOBLE RASERO

Es muy posible que, tras la publicación de este artículo, se me acuse tanto por los talibanes del procés, como por algunos buenistas, co...