04 de gener 2015

LA QUE SE AVECINA

Faltan pocas horas para dejar atrás 2014 y entrar de pleno en 2015. Un año en el que es muy probable que cambie el tablero político existente en España desde 1978. 
Tendremos elecciones municipales y buena parte de las autonómicas en mayo, generales a finales de año y, con toda probabilidad, seudoplebiscitarias en Cataluña en algún momento del año.
En las sedes de los partidos y despachos de los observadores políticos están estudiando  los escenarios posibles. Todos trabajan con dos incógnitas, de momento, irresolubles. Una, cómo afectará la irrupción de Podemos al espacio del centro izquierda y dos, de qué forma influirá el descrédito de Rajoy en la derecha. En función de cómo se resuelvan esos dos interrogantes, se reconstruirá el mapa político español.
En los resultados de las elecciones de mayo quizá esté el intríngulis de la cuestión. Si los socialistas logran salvar los muebles en municipales y autonómicas, Pedro Sánchez  podrá presentarse a las primarias de su partido para escoger candidato a la presidencia del gobierno, con tranquilidad. Si por el contrario se produce el naufragio del PSOE en esos comicios, los peores espantajos del socialismo más rancio se pueden hacer realidad y Podemos podría convertirse en la fuerza hegemónica de la izquierda, con todo lo que eso llevaría aparejado.     
Por su parte, Mariano Rajoy precisa de un buen resultado electoral en los comicios de la primavera para calmar a sus huestes, mantener intactas sus aspiraciones y repetir como cabeza de cartel, que después la victoria sea por mayoría relativa, es otro cantar.
En estas circunstancias, las opciones minoritarias, que se las prometían muy felices como futuras bisagras, van despertando a la cruda realidad, mientras ven como el tsunami político que se avecina las puede dejar en algo testimonial. Mención especial merecen IU e ICV que  en los sondeos desciende con la misma fuerza que se produce el ascenso de Podemos, a pesar de que los programas electorales de estas formaciones son perfectamente intercambiables.
A todo esto, no se debería minusvalorar el estado de excepcionalidad política que estamos viviendo en Cataluña. Una situación que más pronto que tarde ha de desembocar en unas elecciones que en función de los resultados pueden poner todo el panorama político patas arriba.
Con este panorama, la que se avecina no es una cuestión menor. Por si acaso, estemos preparados.

Bernardo Fernández

Publicado en ABC 31/12/14

CARTA ABIERTA A UN INDEPE

Apreciado Fulano de tal: Cientos de miles de personas -entre los que me incluyo-, durante más de cinco años, hemos sido asediados con f...