23 de maig 2018

CATALUÑA POR EL PEDREGAL


En un interesante artículo publicado en El País, el pasado 7 de mayo, bajo el título, No basta con que sea efectivo, Lluís Bassets, entre otras muchas cosas escribía: “El modelo a descartar, no tan solo por razones prácticas de alejamiento físico y de su complicado futuro judicial, es el del expresidente Puigdemont, que ha sido hombre de desgobiernos siempre, en la alcaldía de Girona y en la Generalitat, ocupado únicamente en su obsesión, el Estado independiente que no ha conseguido ni conseguirá. No habrá Estado para quienes no tienen ni por asomo sentido de Estado…”.
Es evidente que Carles Puigdemont no leyó o no prestó la más mínima atención a éste sensato escrito porque, de haberlo hecho, con toda probabilidad, no hubiera nombrado como su sucesor, para presidir la Generalitat, al diputado, de su grupo parlamentario JxCat, menos indicado para ello, Quim Torra. 
Digamos lo claro: Quim Torra es un supremacista xenófobo. Esta afirmación ni es gratuita ni es un juicio de valor.  Lo certifican sus tuits, sus artículos y sus libros. De poco o nada sirve que haya pedido “perdón si alguien se ha podido sentir ofendido”, como dijo, porque en ningún momento ha mostrado arrepentimiento por sus ideas. Además, su fascinación por la organización Estat Catalá, los hermanos Badía o Daniel Cardona, figuras nefastas de nuestra historia política del siglo XX, hace que desprenda un cierto tufo facistoide.
A Torra le ha faltado tiempo para desafiar al Estado. Mientras enviaba una carta a Mariano Rajoy pidiéndole dialogo, iba confeccionando la lista de su ejecutivo en la que ha incluido a dos políticos en prisión preventiva por supuestos delitos de rebelión y malversación y a otros dos huidos de la justicia que se encuentran en Bruselas. El nuevo presidente de la Generalitat no se ha andado con rodeos y desoyendo consejos de propios y extraños ha optado por la confrontación y el choque.
Quim Torra sabe que, aunque Jordi Turull y Josep Rull lleguen a tomar posesión de su cargo, su mandato será breve porque el Tribunal Supremo tiene previsto aplicar el artículo 384 bis de Ley de Enjuiciamiento Criminal que establece la suspensión para ejercer cargo público de los “individuos terroristas o rebeldes” una vez que el auto de procesamiento sea firme y se haya decretado su ingreso en prisión. La misma opción se podría utilizar con Toni Comín porque también está procesado por rebelión y tiene un auto de prisión vigente en España. Sin embargo, Lluís Puig sólo está procesado por malversación y desobediencia, por lo que no ería suspendido.
Pero es que, además, en el nuevo ejecutivo, que pretende Torra, la paridad brilla por su ausencia. De los 14 cargos que formarán el Govern tan solo tres serán mujeres. En cambio, el reparto entre partidos (la mitad para Junts per Catalunya, la otra mitad para Esquerra Republicana) ha sido escrupuloso.
¿Recuerdan? “El mundo nos mira,” nos decían los que decían hacer “la revolución de las sonrisas”. Entonces, unos cuantos dudábamos que el mundo nos mirara y que aquello fuera una revolución y más que fuera de sonrisas. Pues bien, se nos tachaba de agoreros, resentidos y no sé cuantas cosas más. Sin embargo, ahora se confirma: se ha degradado la presidencia de la Generalitat como no había sucedido nunca. La Cataluña que Quim Torra dice representar está en las antípodas de los valores de la UE. En Europa se hace bandera de la defensa de la dignidad humana, la igualdad y la no discriminación.
Ante esta situación, los partidos constitucionalistas no tienen otra opción que reafirmarse en la aplicación del 155. El procés iniciado por Artur Mas dividió a la sociedad catalana. Puigdemont puso a los catalanes a los pies de los caballos. Y ahora, Quim Torra está lanzado Cataluña por el pedregal.  Así se escribe la historia.
Como ha dicho y escrito en diversas ocasiones el prestigioso catedrático de Derecho Constitucional Francesc de Carreras: “esto sólo puede acabar mal o muy mal.”

Bernardo Fernández
Publicado en e-notícies 22/05/18

DOBLE RASERO

Es muy posible que, tras la publicación de este artículo, se me acuse tanto por los talibanes del procés, como por algunos buenistas, co...