10 de juny 2014

PODEMOS



Podemos es consecuencia directa del movimiento 15 M, que tuvo su epicentro en mayo de 2011. Se constituyó como partido político hace tan solo tres meses, carece de órganos de dirección, no tiene afiliados y, sin embargo, 1,2 millones de ciudadanos le otorgaron su confianza en los pasados comicios europeos, y con ese soporte obtuvieron 5 escaños.

De hecho, Podemos quiere representar aquello que los ciudadanos vienen reclamando desde hace tiempo con insistencia: un cambio profundo en la manera de ser y de hacer de nuestros políticos. No está en cuestión la necesidad de que existan organizaciones políticas, lo que está en tela de juicio es el autismo de la clase dirigente y el corporativismo imperante entre aquellos que han sido elegidos para representarnos.

La lejanía e ineficiencia con que se perciben, por parte de la ciudadanía, las elecciones europeas han sido terreno abonado para castigar con el voto a los que gobiernan o a los que gobernaron en un pasado cercano, algo que difícilmente puede suceder en otro tipo de elección. De todos modos, el mensaje es claro: el electorado quiere cambios profundos y los quiere ya,

Es evidente que un porcentaje muy elevado de la ciudadanía está exigiendo una regeneración política en profundidad. Pues bien, un partido con poco más de tres meses de vida ha enarbolado esa bandera y el mensaje ha calado en la calle, mientras los políticos de siempre observan y fruncen el ceño. Ahora, habrá que ver como utilizan la democracia interna, como evolucionan y en que dirección. Y así sabremos si Podemos es una tormenta de verano o han venido para quedarse. Como dijo Bob Dylan, la respuesta está en el viento.



Bernardo Fernández

Publicado en ABC 4/06/14


CARTA ABIERTA A UN INDEPE

Apreciado Fulano de tal: Cientos de miles de personas -entre los que me incluyo-, durante más de cinco años, hemos sido asediados con f...