10 de juny 2011

VICTORIA INAPELABLE



Hay que felicitar a la derecha política de este país por los resultados obtenidos en las elecciones autonómicas y municipales del pasado domingo. El PP en España y CiU -con un fuerte ascenso de los populares- en Cataluña han obtenido una victoria inapelable. De todos modos, tengo la sensación de que la frase de Miguel de Unamuno: “Venceréis pero no convenceréis” está más vigente que nunca. Una vez más la gente supuestamente de orden fue a votar, tal vez sin entusiasmo, pero con disciplina. En cambio los progresistas, de forma mayoritaria se quedaron en casa. ¿Para qué ir a votar? Al fin y al cabo todos son iguales. Ésta es una cantinela que se escucha con frecuencia entre las clases más populares. Craso error. Ni todos los políticos son iguales ni, lo que es más importante, todos practican las mismas políticas.
La razón de fondo que ha ocasionado la situación de desencanto político y social que estamos viviendo en nuestro país viene dada fundamentalmente porque las fuerzas progresistas en general y los socialistas en particular se están viendo superados por los acontecimientos, un día sí y otro también. Eso ha hecho que, en muchos casos, abandonaran sus creencias más profundas para abrazar postulados reformistas. Un ejemplo: se ha sustituido la palabra”capitalismo” por el eufemismo “mercados”, con todo lo que lleva aparejado. El proyecto socialista parece agotado y eso provoca una creciente desesperación social y un abandono progresivo del electorado clásico de la izquierda.
Estamos asistiendo a un proceso de liquidación del Estado del bienestar. Quizás la socialdemocracia no ha sabido dar respuesta a los problemas que la sociedad actual plantea. No obstante, la crisis del capitalismo financiero, del neoliberalismo y de la relación entre democracia y mercados ya le va bien a la derecha recalcitrante. Y mucho me temo que esto no ha hecho más que empezar y lo peor está por venir. Y, si no, al tiempo.
Bernardo Fernández
Publicado en ABC 24/05/2011