14 de febrer 2013

HACER LIMPIEZA

Es muy posible que estemos viviendo la etapa más negra desde que se reinstauró la democracia en nuestro país. A los múltiples casos de corrupción como la trama Gürtel, el Instituto Nóos, los papeles de Bárcenas, el caso Palau, la operación Mercurio en Sabadell, la operación Clotilde de Lloret de Mar o la supuesta trama de las ITV de Cataluña, hay que añadir los casi seis millones de parados y el desguace indiscriminado del Estado del bienestar, por no mencionar otras perlas como Bankia o Catalunya Caixa.


Si a todo ello le sumamos la incapacidad de las instituciones y sus dirigentes para afrontar los problemas y darles solución, nos daremos cuenta de que estamos sobre un polvorín social que puede estallar en cualquier momento. La indignación popular es un hecho, ahora solo falta que surja un iluminado y prenda la mecha del peor populismo.

Según el Índice de Percepción de la Corrupción 2012, elaborado por la ONG Transparency Internacional, España está en el lugar 13º de la UE en el ranking de Estados corruptos y en el 30º del mundo, empatada con Botsuana (cosas de la vida). Los más transparentes: Dinamarca, Nueva Zelanda y Finlandia. Cierto que en cada lugar existe una cultura, un desarrollo social y una idiosincrasia, y no todo se puede medir con el mismo rasero.

La situación en nuestro país se está volviendo insoportable e insostenible. Ha llegado el momento de hacer limpieza. Es necesario abrir puertas y ventanas para que entre el aire y la luz. Hay que levantar las alfombras para sacudir el polvo y limpiar las telas de araña. Todos debemos poner de nuestra parte, pero unos más que otros y los que más han de poner son, sin lugar a dudas, los que han estado delante y en algunas ocasiones de forma poco ejemplar. Por eso, los que sean responsables de algún descalabro, han de pagar por ello.



Bernardo Fernández

Publicado en ABC 13/02/13