31 d’agost 2016

COMPUESTOS Y SIN GRUPO

Esto ya no es lo que era. Por primera vez, desde que se formaron las Cortes Constituyentes, los nacionalistas catalanes no tendrán grupo parlamentario propio, ni en el Congreso ni en el Senado. 
Según el reglamento de Congreso, con 15 diputados, automáticamente, se puede formar grupo. De no ser así, se necesitan al menos cinco y, además, una de estas dos condiciones: un 5% de los votos de todo el país o un 15% en las circunscripciones en que se haya presentado la candidatura. 
Convergencia  no alcanzó en las elecciones del pasado 26-J  esos mínimos exigidos y, por consiguiente, sus ocho diputados deberán formar parte del Grupo Mixto. Además, la Mesa del Congreso rechazó con el voto en contra de Ciudadanos y la abstención del PP y el PSOE las alegaciones presentadas por Francesc Homs. Ya se sabe que quien siembra vientos recoge tempestades. ¿Y qué otra cosa cabría esperar, cuando desde el Parlament se está en un permanente desafío?
Pintan bastos para los nacionalistas catalanes. La perdida del grupo no sólo tiene consecuencias políticas, las tiene también económicas. Si esta legislatura es de cuatro años, la antigua CDC, hoy Partit Demòcrata Català (PDC), perderá unos 4,5 millones de euros en asignaciones y, además, verá limitado su derecho a contratar personal remunerado por la Cámara. 
Pero, sobre todo, la formación perderá peso político, puesto que no podrá utilizar todas las prerrogativas que tienen los grupos parlamentarios, como por ejemplo un puesto en la Junta de Portavoces, tiempo para participar en los grandes debates, etcétera.
De todos modos,  CDC ya ha anunciado que presentará un recurso ante la Mesa de la Cámara y ante el Tribunal Constitucional (TC),  para defender sus derechos. Eso está bien; aunque  no deja de sorprender que, aquellos qué desde la Cámara catalana tachan al TC de tribunal político, no legítimo y no sé cuantas incongruencias más, acudan a él cuando las cosas no van como ellos piensan que deben ir. Es el caso de la reciente sentencia sobre las obras de Sijena o ahora la aplicación del reglamento del Congreso. 
Es evidente que el nacionalismo catalán ya no es lo que era. Por eso, a los diputados convergentes no les queda ni el recurso de adscribirse al grupo parlamentario de ERC. Los republicanos les han sugerido que vayan al mixto que allí se visualizarán mejor, dicen. 
Como cambian las cosas.
  
Bernardo Fernández
Publicado en ABC 10/08/16